24 septiembre 2020
  • Hola

Protestas por las deficiencias del bus Salamanca-Alba de Tormes

La línea es reincidente en los retrasos e incluso ha llegado a dejar a viajeros de Terradillos en tierra por falta de sitio en las horas más frecuentadas

06 mar 2020 / 09:44 H.

Los vecinos del municipio salmantino de Terradillos, usuarios del autobús que une la localidad con Salamanca y Alba de Tormes, están hartos de las continuas deficiencias del transporte que acumula ya varios retrasos en las líneas más frecuentadas y que incluso ha llegado a dejar pasajeros en tierra por falta de espacio. A las quejas vecinales se ha sumado el hartazgo del Ayuntamiento de Terradillos que ha mandado un escrito a la Dirección General de Transportes solicitando algunas mejoras en el servicio.

Por un lado piden más frecuencia horaria, además de más autobuses en las horas que acumulan más usuarios y un servicio de búho el fin de semana para que los jóvenes no tengan que coger el coche para ir a Salamanca. Solicitan también que se incentive el uso del transporte público a través de bonos familiares y campañas de fomento.

Ante la falta de respuesta de la Junta de Castilla y León, desde el Ayuntamiento de Terradillos han rebajado sus expectativas y ya sólo piden, como asegura la concejala, Julia Planchuelo, “que al menos lo mínimo esté bien servido porque el otro día han dejado a 20 personas en tierra. Queremos que cumplan los horarios y que no dejen a la gente tirada”.

A todo esto hay que añadir que la Junta ha dado permiso para que 20 usuarios viajen de pie en cuatro de los autobuses que cubren este trayecto, algo “indignante y peligroso” para el Ayuntamiento que considera “incomprensible que si la Guardia Civil detiene el autobús pueda multar a aquellos usuarios que van sentados sin cinturón y no a los que van de pie por este permiso de la Junta y que no tienen nada donde agarrarse, sólo los asientos”.

Junto al escrito, el Ayuntamiento has incluido 300 firmas de vecinos indignados por el funcionamiento de un servicio que les ha hecho llegar tarde más de una vez al trabajo, al médico o a recados de urgencia ya que, como asegura Julia Planchuelo, “el otro día el autobús de las 10:30 se retrasó 45 minutos y a esas horas la gente no va a Salamanca de fiesta”. Además también denuncian la demora a la hora de solicitar un refuerzo para casos puntuales de exceso de pasajeros.