Borrar
La tabla policromada del siglo XVIII cedida a la exposición Artis Momentum en Alba. EÑE
La preciosa tabla del XVIII que ha donado una familia nobiliaria a 'Artis Momentum'

La preciosa tabla del XVIII que ha donado una familia nobiliaria a 'Artis Momentum'

Tras la exposición la pieza se colocará en San Juan de la Cruz junto al Niño Jesús de Praga

EÑE

Alba de Tormes

Sábado, 13 de mayo 2023, 19:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Una exquisita y rara tabla policromada del siglo XVIII es la última pieza que se ha sumado a las más de doscientas que se pueden ver en la villa ducal, con motivo del Año Jubilar de Santa Teresa, en la exposición Artis Momentum.

La tabla, que ha sido donada de manera anónima por una histórica familia, representa el momento en que la princesa Polixena Perstyn y Manrique de Lara regala en 1628 la imagen del Niño Jesús a los Padres Carmelitas Descalzos del convento de Praga, actualmente, Iglesia de la Virgen de la Victoria. Esta obra de arte destaca por tratarse de una iconografía muy poco representada en la historia del arte, así como por su técnica, factura y riqueza simbólica, de hecho no hay constancia de piezas simulares que reflejen este histórico momento ni en pintura ni en escultura. La ubicación que se ha elegido para que los visitantes puedan disfrutar de la obra de arte es el claustro del convento de los Padres Carmelitas de Alba.

Tras la muestra, que se podrá ver hasta octubre, la pieza, al haber sido donada, pasará a incrementar el bloque de obras de arte que se podrán ver a diario en la villa ducal. En concreto se ha previsto que se instale en la iglesia de San Juan de la Cruz junto a la imagen del Niño Jesús de Praga. Este relieve de madera tallada y policromada posee un valor histórico y cultural de gran importancia. La escena que representa se refiere a uno de los momentos más significativos de la historia del Niño de Praga, un momento que ha dejado una huella imborrable en la historia del arte y en la memoria de la Orden del Carmelo Descalzo, que extendió a todo el mundo la devoción a esta imagen desde el santuario de Praga.

Se cree que la imagen pasaba de padres a hijos varones en la familia de los Condes de Treviño y Duques de Nájera (Manrique de Lara) que eran embajadores perpetuos de la monarquía hispana en Praga, aunque también se apunta que la emperatriz Isabel de Portugal podía llevarla en su equipaje cuando contrajo matrimonio con Carlos V y luego decidiría regalarla a su camarera María Maximiliana Manrique de Lara.

Su hija, Polixena de Perstyn, recibió la imagen del Niño Jesús de Praga como obsequio y en 1628, cuando estalló la guerra en Praga y el monasterio del Carmelo Descalzo fue reducido al extremo de la pobreza, les entregó a los religiosos la imagen, momento que representa la tabla.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios