Borrar
Centro de Interpretación de Las Cavenes, en El Cabaco. S. DORADO
Desde el Paleozoico hasta los romanos: los secretos de la minería en la Sierra de Francia

Desde el Paleozoico hasta los romanos: los secretos de la minería en la Sierra de Francia

Dos localidades y su entorno atesoran rutas y museos que trasladan al visitante al pasado más remoto

S. Dorado

El Cabaco

Sábado, 25 de mayo 2024, 12:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El evidente interés de las minas de oro romanas que esconde el entorno de El Cabaco a lo largo de una ruta se apoya ahora en el entorno natural de este municipio serrano. «Hay castaños centenarios, y lagunas en las que se lavaba para encontrar el oro», cuenta el alcalde de la localidad, José Antonio Sánchez. Estos atractivos ahora serán más visibles para el turista.

La senda cuenta con nueva señalización: «La que había estaba muy desgastada», paneles informativos y, como novedad, ligeros cambios en el recorrido, que ahora guía al senderista por estos imponentes castaños y por las lagunas que antaño hicieron de oro a los romanos, sumando así interés a la propuesta.

El itinerario, con inicio y fin junto al Centro de Interpretación de Las Cavenes que aguarda al caminante en una zona boscosa rodeada de robles, revela las huellas dejadas por las minas romanas y atesora otros elementos de gran valor medioambiental.

Existen, además, dos opciones en el recorrido: uno más corto, de unos dos kilómetros, que lleva de una forma más directa a la zona minera interpretada; y otro más largo, de unos tres kilómetros, que adentra al visitante, antes de llegar a la zona minera interpretada, en el paisaje con elementos medioambientales de gran valor. Ambos son de baja dificultad y sin grandes pendientes. La senda cuenta con señalización orientativa en todo su trazado e interpretativa en los recursos más destacados.

Por otro lado, El Centro de Interpretación reproduce con detalle, en dos salas, el paisaje arqueológico resultado de las extracciones mineras de oro llevadas a cabo por los romanos entre los siglos I y II después de Cristo. También ilustra al visitante sobre las distintas formas de encontrar oro en la naturaleza, los entresijos de los trabajos de explotación minera y cómo se desarrollaba la extracción, técnicas y demás curiosidades, con el apoyo de una gran maqueta.

También en la Sierra de Francia se encuentra enclavado Monsagro, un municipio con tesoros aún más antiguos, y también dos referentes: una senda, en este caso la Ruta de las Huellas Fósiles, y el Centro de Interpretación de los Mares Antiguos de Monsagro. La ruta recorre, mediante señalización y paneles, un trazado urbano en el que las fachadas de las viviendas están salpicadas de cruzianas, el símbolo que identifica a esta localidad, recorrida antaño por trilobites, que son a su vez los artrópodos extintos que, entre otros, protagonizan el museo, que combina muestras con un viaje interactivo de realidad virtual y, muy pronto, una sala inmersiva.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios