02 abril 2020
  • Hola

Las dos urbanizaciones de Terradillos que al fin tendrán una pasarela tras once años de lucha

La obra para el paso seguro de los peatones entre El Encinar y Los Cisnes se ha adjudicado en 268.000 euros por parte de la Junta, estará lista a lo largo de este año y serán necesarios 6 meses para culminarla

23 feb 2020 / 11:22 H.

Han pasado once años desde que en 2009 comenzasen las peticiones de vecinos, asociaciones y munícipes, para que se instalase algún tipo de elemento que permitiera que los vecinos realizasen un trayecto sin peligro de atropellos entre las dos zonas urbanas más pobladas del municipio: las urbanizaciones El Encinar y Los Cisnes. Tras las peticiones de 2009 se reiteró la demanda vecinal en 2014, aunque en aquel momento se indicó al Consistorio que deberían ser las arcas municipales las encargadas de abonar su instalación.

Ahora la Junta acaba de adjudicar la obra de la pasarela que se va a instalar en la parcela de más de 1.300 metros cuadrados y de uso comercial, que el Consistorio cedió para la instalación. Las primeras catas en los terrenos para la instalación de la pasarela se llevaron a cabo en el verano de 2018 en una parcela de Los Cisnes.

Tres han sido las empresas que han concurrido con sus ofertas para colocar la pasarela en una intervención que tiene un plazo máximo de seis meses para estar concluida. La obra, que está financiada por la Consejería de Fomento, tendrá un coste de 268.000 euros. La pasarela será metálica y tendrá un ancho de dos metros y medio para los viandantes. El tablero de la estructura tendrá al menos 25 metros de largo sobre la calzada sobre la que estará colocado a una altura de cinco metros y medio, y se han planteado dos sistemas de acceso hasta este punto: por un lado un sistema de rampas y por otro escaleras.

Las rampas conformarán un sistema de tramos de 10 metros de longitud y una pendiente del 8% y además tendrán varias mesetas para que los peatones puedan descansar en la subida hasta el paso sobre la carretera. Esta pasarela se construye a partir del desmontaje y reutilización de la pasarela existente en el inicio de la autovía A-601, construida con las obras de desdoblamiento de la antigua carretera CL-601 para conexión peatonal entre las zonas industriales de sus márgenes. Con la construcción de la VA-30 y la semaforización de la glorieta de su enlace con la A-601, la pasarela se hizo innecesaria y ello supuso que no se desarrollara la urbanización de sus accesos, por lo que en la actualidad se encuentra fuera de uso.

Una carretera por la que pasan 12.500 vehículos diarios

La CL-510, que es la carretera que enlaza la capital salmantina con Alba de Tormes, cuenta con un tráfico de 12.500 vehículos diarios. Hasta ahora los peatones que residen en El Encinar o en Los Cisnes, las dos zonas urbanas de Terradillos más pobladas, puesto que cuentan con dos mil viviendas, cruzan la carretera por la zona de la rotonda, arriesgando su integridad física a diario. A lo largo de los últimos veinte años se han ido incorporando en su trazado distintos sistemas para que los conductores levanten el pie del acelerado, debido a los accidentes y atropellos. La primera intervención que se llevó a cabo fue la construcción de una rotonda en 2003, aunque vecinos y munícipes habían pedido la instalación de semáforos y un paso de peatones que se desestimaron. En la pasada legislatura se volvió a solicitar un paso seguro valorándose la construcción de un túnel o la colocación de la pasarela, que fue finalmente la opción elegida.

PALABRAS CLAVE