07 julio 2020
  • Hola

La solución para el problema del agua en Terradillos

Se construirá un nuevo depósito del agua junto al actual y permitirá pasar de 80 metros cúbicos a 180

29 jun 2020 / 18:36 H.

En los últimos seis años, el suministro de agua potable para los vecinos del casco antiguo de Terradillos ha sido una fuente de quejas cada vez que apretaba el calor. El actual depósito de agua se quedaba sin contenido en cuanto subía el consumo y por los grifos de los vecinos tan sólo salía aire. A ello se han sumado distintas averías y fugas que han traído de cabeza al Consistorio para localizarlas.

Ahora, el presupuesto para este año contempla una inversión total de unos 70.000 euros, de los que 40.000 llegarán procedentes de los fondos de Diputación del Plan Sequia, con los que se logrará dar una solución definitiva a esta situación con la construcción de un nuevo y amplio depósito de suministro de agua potable en la localidad.

El actual aljibe, que tiene forma de torre y alberga 80 metros cúbicos de agua cuando está lleno, tendrá a su lado otro semienterrado con capacidad para cien metros cúbicos, que conseguirá más que duplicar la capacidad total de almacenamiento hasta los 180 metros cúbicos, un volumen que permitiría garantizar que no se vuelven a producir situaciones de desabastecimiento de agua potable.

El nuevo depósito funcionará como auxiliar del actual, en el que también se ha previsto llevar a cabo distintas reformas para garantizar la seguridad de la instalación. Estas mejoras se ha calculado que podrán suponer otros 10.000 euros. El resto de la financiación correrá a cargo de los fondos municipales.

Cabe recordar que el casco antiguo de Terradillos estrenó su nuevo ramal de suministro de agua potable en 2016.

Esta canalización permite llevar hasta la localidad agua desde la urbanización El Pinar de Alba y supuso una inversión de 180.000 euros por parte de la Diputación.

El ramal se ejecutó para evitar el problema del hierro en el agua de la antigua captación, que se encontraba en el río Tormes en un punto donde este mineral afloraba de manera natural y teñía de color rojizo en algunas ocasiones el suministro que llegaba hasta los grifos de los vecinos.

A pesar de este nuevo suministro, cada verano se han dejado sentir los problemas con el agua en la parte alta de la localidad y los vecinos se han quejado por la falta total de suministro de manera insistente, al no poder tener ni agua para beber, para cocinar o asearse. El mes de julio del año pasado fue uno de los más difíciles en este sentido, llegando incluso a recogerse más de 150 firmas, que se entregaron al Procurador del Común, para pedir una solución definitiva al problema.

PALABRAS CLAVE