24 mayo 2020
  • Hola

El pueblo salmantino que lleva toda la cuarentena sin Internet

Galinduste reclama a la empresa y a la Subdelegación una solución urgente tras llevar once días sin conexión con las dificultades médicas que esto ocasiona

27 mar 2020 / 21:39 H.

Internet se ha convertido en una herramienta imprescindible durante la etapa de confinamiento para poder realizar muchas gestiones diarias, teletrabajar e incluso comunicarse con las instituciones. En Galinduste, que cuenta con casi medio millar de vecinos, tanto su Consistorio como sus vecinos llevan sin poder acceder a este servicio desde el pasado día 14 y después de comunicarlo a la compañía suministradora también han pedido ayuda urgente a la Subdelegación de Gobierno.

La edil María Moreta ha puesto de manifiesto estas dificultades: “No tener conexión es un desastre en todos los sentidos y más con el confinamiento. Uno de los aspectos más graves es que el médico viene a la consulta, pero al no tener conexión a Internet no puede hacer las recetas electrónicas. Por ahora, las está haciendo a mano”. La concejala señaló además que la farmacia también usa la receta electrónica “y ahora no funciona ese servicio”. María Moreta explica que también se han tomado medidas en la residencia: “La hemos blindado, pero hay que pasar un parte diario a la Junta sobre el estado de los residentes y tampoco se puede hacer. En este caso nos toca llamar por teléfono para dar el parte diario”.

Desde el Consistorio se quejan de que reclamaron la empresa, desde los primeros días, “una solución urgente para este problema. Dieron que era un problema en el sistema y que estaba en vías de solución, pero seguimos sin servicio”. También transmitieron su queja por esta incidencia a la jefatura de telecomunicaciones de Salamanca. El siguiente paso del Ayuntamiento ha sido remitir la queja por la falta de conexión a Internet a la Subdelegación de Gobierno.

Por ahora en las pantallas de los ordenadores de la localidad sigue apareciendo el mensaje de que no hay conexión en un servicio en el que el 80% del municipio está pendiente de una misma operadora.