07 julio 2020
  • Hola

El día más esperado para ‘la Raya’ salmantina

Fuentes de Oñoro, Vilar Formoso, Almeida y Ciudad Rodrigo se unen para celebrar este miércoles la apertura de la frontera después de más de tres largos meses de aislamiento internacional con gran coste económico y social

30 jun 2020 / 17:48 H.

Este miércoles será uno de los días más esperados en ‘la Raya’ hispanolusa, la ansiada y esperada reapertura de la frontera con Portugal que termine con los más de tres meses transcurridos desde que a mediados del pasado mes de marzo se bloquearon al tránsito los pasos fronterizos existentes en Salamanca a excepción de Fuentes de Oñoro para causas justificadas.

Una apertura de la frontera que supondrá el fin del aislamiento internacional para los vecinos de las poblaciones fronterizas de Fuentes de Oñoro y Vilar Formoso que se consideran “una única población que nunca debió separarse por la pandemia, sino que debería haberse configurado el confinamiento y la distancia social teniendo en cuenta las relaciones sociales y económicas de la zona”, afirman los vecinos.

Para celebrar la apertura de la frontera y el poder remontar las relaciones entre los dos núcleos fronterizos, el Ayuntamiento de Fuentes de Oñoro ha organizado, a partir de las 10:00 horas, un acto protocolario que tendrá a continuación su réplica en el lado portugués y que contará con la participación del alcalde oñorense, Isidoro Alanís, así como los presidentes de las cámaras municipal de Almeida y de la junta de freguesía de Vilar Formoso, Antonio Jorge Morgado y Manuel Gomes, así como del regidor mirobrigense, Marcos Iglesias Caridad.

“La reapertura de la frontera es la única forma de que Fuentes de Oñoro, la zona de La Raya y la comarca empiecen la recuperación económica, imposible hasta este momento debido a las limitaciones en el movimiento de personas entre los dos países”, destacó el alcalde de Fuentes de Oñoro, Isidoro Alanís.

Además, la reapertura de la frontera servirá también para que las cuatro localidades rayanas de Fuentes de Oñoro, Ciudad Rodrigo, Almeida y Vilar Formoso presenten oficialmente la propuesta de creación de una “Eurociudad” que aglutine servicios, actuaciones y búsqueda de oportunidades de una forma conjunta entre los municipios de un lado y otro de La Raya.

Javier Domínguez (hostelero): “Por fin acaba nuestro estado de alarma”

El día más esperado para ‘la Raya’ salmantina

Incluso con las buenas noticias de la apertura de frontera, Javier Domínguez es uno de los muchos hosteleros de Fuentes de Oñoro que ha agotado su paciencia durante la cuarentena. “Los autónomos siempre somos los olvidados”, protesta.

El empresario se queja de que otros, como él, han llegado al límite de plantearse el cierre definitivo. “He rescatado mi empresa y sacado del ERTE a mis trabajadores”, explica.

Insiste en que el Gobierno debería haber prestado “más ayuda a los emprendedores que sacamos el país adelante, y no tanto a quienes se pasan la vida en un sofá sin dar ni palo al agua”.

Resignado, el propietario del bar ha resistido contra viento y marea sin el vital impulso económico que diariamente alimenta la provincia desde el otro lado de La Raya. “No sabemos cómo va a marchar la cosa ahora, nos podemos meter en un pozo muy grande”, advierte Javier Domínguez, con desconfianza, matizando que son quienes crean empleo.

Montserrat Valentín (comerciante): “Dependemos los unos de los otros”

El día más esperado para ‘la Raya’ salmantina

El establecimiento de Montserrat Valentín, vecina de Fuentes de Oñoro, subsiste bajo mínimos desde que las fronteras cerraron el paso a los portugueses y viceversa. “Les necesitamos, y ellos a nosotros”.

La autónoma, propietaria de una tienda de alimentación, dice estar segura de que los portugueses le están esperando, así como los oñorenses les esperan a ellos.

Confiesa sin tapujos que su economía se ha visto extremadamente resentida por tantos meses de cierre fronterizo. “Hasta el 80% de mis ingresos viene por la actividad entre los territorios”, explica. “Tenemos muchas ganas de que se reactive todo y vuelva a la normalidad”.

Montserrat Valentín sentencia que la apertura debe ser inmediata y definitiva, aunque señala que su mayor miedo, a estas alturas de la pandemia, es que haya un retroceso. “Temo que haya un rebrote y volvamos para atrás”. Mantener la prudencia es, desde su punto de vista, vital para salir adelante.

María del Carmen Guerra (hostelera): “Tiene que volver el ritmo habitual”

El día más esperado para ‘la Raya’ salmantina

Desde el mes de marzo, cuando se decretó el Estado de Alarma, María del Carmen Guerra divisa fácilmente desde su bar la frontera que antes rebosaba vida. Su local se nutría en gran parte y desde primera hora de la mañana, de los viajeros que se detenían para desayunar, almorzar o comer, y continuar su camino.

“Ahora no tengo actividad hasta las 9:00 horas, lo que resulta caótico y poco eficiente”, lamenta. Esa nueva dinámica la ha obligado a retrasar la apertura de la cafetería. Destaca que el tránsito se nota mucho en ambos sentidos, y que también afecta a la demanda de los clientes que acuden.

“Los vinos y los pinchos han quedado relegados a un segundo plano, hay muchas cosas que no se consumen”, dice. María del Carmen Guerra opina que las fronteras deberían haberse abierto en el momento en el que finalizó el Estado de Alarma, y subraya que el virus está ahí de todos modos. “La solución es aprender a convivir con ello”.

PALABRAS CLAVE