15 abril 2021
  • Hola

“Y la patria agradecida...”

10 feb 2021 / 03:00 H.

    Hoy me envuelvo en la bandera de España, ¡si! ¿Por qué? Unidas Podemos, que es Gobierno y tiene agarrado al presidente por sus partes, ha presentado hoy en el Congreso (ayer para ustedes), una reforma legislativa para despenalizar de una tacada, agárrense, las injurias contra la Corona y las instituciones del Estado; contra los sentimientos religiosos; y el enaltecimiento del terrorismo. La progresía está pletórica. En nombre de la sacrosanta libertad de expresión, pretenden ciscarse en Felipe VI, quemar la bandera, silbar el himno, asar Cristos, procesionar el “santísimo coño insumiso” (perdón), homenajear a etarras y gritar Viva ETA (y que lo soporten las víctimas), ¡impunemente! Por eso escribí hace poco que o España acaba con Pablo Iglesias, o Pablo Iglesias acaba con España. Eso sí, con la cooperación necesaria del miserable Pedro Sánchez.

    Porque ¿qué es una nación? Pues una Carta Magna, una bandera, un himno, el “plebiscito cotidiano” de Renán, el respeto mutuo. Sin embargo, en opinión de los podemitas, nuestro himno es una cutre pachanga fachosa; nuestra bandera un trapo (al que, además, le falta la franja morada republicana); el impecable rey Felipe VI, un heredero de la corrupción; y la elogiada Constitución de la Concordia, un texto poco menos que amañado por los últimos franquistas. Pero están en el Gobierno gracias a un pacto ominoso con el sanchismo, sabiendo que van contra España sin rodeos. El cañonazo de ayer contra los muros de nuestra patria, si dejamos que la alcance, los dejará -como en el poema de Quevedo-, desmoronados, y muchos sentiremos “vencida de la edad” la espada.

    He jurado -no prometido-, guardar y hacer guardar la Constitución, y la bandera hasta en cuatro ocasiones, la última en la Plaza Mayor de Salamanca. Cuando era “besándola con unción” y comprometiéndome a defender aquella y esta, “hasta la última gota de mi sangre”. Por eso hoy me invade una profunda consternación. Escribo advirtiendo el abismo al que nos conducen y reafirmando la castellana divisa: “Al buey por el asta y al hombre por la palabra”. Solo me consuela recordar, como ex alférez de Infantería, el himno del Arma: “Y la patria al que su vida le entregó, en la frente dolorida, le devuelve agradecida, el beso que recibió”.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png