08 abril 2020
  • Hola

Salamanca, Ciudad de Cultura y Saberes

15 feb 2020 / 03:00 H.
María Eugenia Bueno Pastor
Con ojos de mujer

Qué es Cultura? ¿Y tú me lo preguntas? Cultura es Salamanca. Tenemos la extraordinaria suerte de vivir y compartir espacio con la Cultura a pie de calle. A cada paso que damos encontramos historia, reflejos exactos de cuánto aconteció en el tiempo pretérito de esta Salamanca maravillosa y deseada, que habita al Oeste de nuestra España, cuna de un imperio. El jueves pasado un grupo de amigas de Madrid, camino de Portugal, decidieron detenerse en Salamanca para almorzar y de paso, dar un paseo por nuestras calles. La visita fue fortuita y tuve que diseñarles un recorrido súper rápido, eligiendo una ínfima parte de nuestro patrimonio. Según caminábamos, yo misma volvía a asombrarme de cuánto extraordinario poseemos. Nos detuvimos en la Plaza Mayor en la Oficina de Turismo, para coger planos de la ciudad y también folletos. Entre ellos había algunos de la “Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes”. Quedaron impresionadas por la suerte que tenemos de poseer una Fundación municipal, que ofrezca una oferta cultural tan amplia, rica y apetecible. Prometieron volver más despacio para saborear nuestra ciudad y apuntarse a nuestro programa cultural. Yo, orgullosa no, lo siguiente.

Sorprendentemente ese mismo día por la noche leía que, la concejala de Podemos Virginia Carrera, llevaba como propuesta en los Presupuestos Municipales para 2020, la supresión de la Fundación. Me quedé “alucinada” de cómo alguien puede plantearse, que el brazo municipal y público de la Cultura en Salamanca desaparezca, algo que desde 2003 y con mucho esfuerzo, ofrece a todos los salmantinos y no salmantinos sin excepción, Cultura.

Franz Boas, 1930, considerado como “el padre de la antropología americana” decía: “La Cultura incluye todas las manifestaciones de los hábitos sociales de una comunidad, las reacciones del individuo en la medida en que se ven afectadas por las costumbres del grupo en el que vive, y los productos de las actividades humanas en la medida que se ven determinadas por dichas costumbres”, en definitiva somos fruto de hábitos, de reacciones frente a lo que consumimos y fruto de las actividades que realizamos relacionadas con el lugar en el que vivimos. Así pues Cultura no sólo es nuestra ciudad de piedra, sino también aquello que consumimos en el diario como reflejo de una realidad cotidiana que crea y evoluciona. Mientras redacto este artículo, obtengo la siguiente información de la red: “El Ayuntamiento de Salamanca desarrolló más de 4.700 actividades educativas durante el curso 2018/2019, a través de la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes; se llevaron a cabo 286 actividades más que el curso anterior y aumentó el número de participantes en estas actividades con respecto al curso pasado, llegando a superar los 129.000; 4.660 de esas actividades fueron realizadas por escolares, 54 por las familias y 7 por profesores. El 74% de los alumnos y el 88’9% de los profesores valoraron positivamente la programación educativa de la Fundación...”.

Este ojo que observa pregunta, ¿Y esto es lo que se quieren cargar? Estamos locos o qué.