14 agosto 2020
  • Hola

Rehenes

16 jul 2020 / 03:00 H.

    El lunes, haciendo zapeo noctámbulo por los canales de la tele, me topé con la icónica película quinqui de Eloy de la Iglesia: El Pico. El caso es que mi imaginación empezó a volar y vi a un Pedro Sánchez ochentero y heroinómano saliendo de una sucursal de pueblo rodeada de guardias civiles, ataviado con un chándal de tergal fucsia, mientras sujetaba por los pelos a una cajera que, a punta de navaja, usaba como rehén. Si en vez de engancharse al socialismo se hubiera enganchado al jaco a todos nos hubiera ido mejor

    Dahme la pasta o la rajo! ¡Que estoy mu loco!- diría tembloroso con voz de paria marginal comido por los opiáceos.

    -¡Tranquilo, guapo, no hagas algo de lo que tengamos que arrepentirnos! -le respondería un sargento agazapado detrás de un Patrol sin dejar de encañonarlo-. ¿Qué pensabas, Sánchez? ¿Creías que ibas a torear a Europa?; ¿creías que metiendo a la Calvinna de presidenta ibas a poder partir el bacalao de la pasta?, ¿verdad, alma cándida? ¡Maldita sea! La negra joroba de tu compinche se ve desde Ámsterdam. ¡Mírate!, ya saben todos que tu palabra no vale nada. Saben que venderías a tu padre por un plato de lentejas y que pondrías a tu señora madre a repartir toallas en las saunas de tu suegro si con ello ganaras algo.

    -¡No me jodas que estoy mu nervioso! Tengo un plan, guindilla -respondería desafiante el drogadicto-.

    -¿A eso lo llamas un plan? Ya vemos tu “gran” plan. Tú sabes que España es demasiado grande para caer, como dirían los ingleses too big to fail. Lehman Brothers se llevó al mundo por delante al dejar de pagar una factura de seis mil millones y no van a permitir que España, con un billón de deuda, y creciendo, arrase el mundo. Cuando debes cien euros tienes un problema pero cuando debes tanta pasta el problema es del acreedor. Tu órdago te ha salido rana. ¿Sabes qué creo que vas a hacer ahora? Creo que en las próximas semanas vas a ir aumentando las amenazas sobre un nuevo confinamiento y creo que si no te dan la pasta con tus condiciones vas a utilizar a todo el pueblo español como rehén. ¡Cerrarás el país una semanita y con eso intentarás amedrentar a los holandeses! Te darán un pellizco para aguantar el mono hasta octubre... Y luego, ¿qué? ¿Te bajarás los pantalones como Conte? ¡¿Nos confinarás hasta abril?! ¿Recortarás las pensiones? ¡¿Cuánta gente tiene que morir hasta que te desalojen de la Moncloa?!

    -¡Eso es mi problema madero! ¡Quiero un camión de dinero y un Falcon con el depósito lleno en la puerta o los confino a todos!

    -Mi sargento -un cabo le susurra al superior-; uno de los tiradores tiene visual del objetivo.

    -Espere, cabo, quizás Flandes ayude esta vez a los españoles. Quizás.