15 diciembre 2019
  • Hola

¿Qué pasará, qué misterio...?

22 nov 2019 / 03:00 H.
César Lumbreras
La trastienda

Pregunta: “¿qué pasará, qué misterio habrá...?” Así reza el estribillo de la canción de Raphael “Mi Gran Noche”. Lo traigo a colación porque no pasa un día desde las últimas elecciones del 10 de noviembre en el que no me pregunten por lo que yo creo que sucederá y por lo que hará Pedro Sánchez. Siempre respondo lo mismo: que con el actual inquilino de La Moncloa nunca se sabe, porque un día dice una cosa, pocas horas después otra diferente y al tercer día se “despacha” con otra posición, que no es ninguna de las anteriores y, además, todas ellas son contradictorias entre sí. Pasan tantas cosas y tan rápidas que da sensación de vértigo. A continuación pido a mi interlocutor que se sitúe en el 1 de mayo de 2018 y recuerdo todo lo que hemos vivido desde entonces y que parecía política ficción: Rajoy era presidente y dejó de serlo un mes después, a principios de junio, debido a la moción de censura de Sánchez y todos los demás; a partir de ahí, primarias y congreso del PP, con la victoria de Pablo Casado y de Teodorín; poco después, Rajoy decide abandonar la política y ejercer de Registrador de la Propiedad mientras que Soraya Sáenz de Santamaría y su íntima enemiga María Dolores de Cospedal dejan la política y se van a la empresa privada y a la Abogacía del Estado.

Por si lo anterior no fuese suficiente, recuerdo que a finales del año pasado hubo elecciones en Andalucía y que el PSOE perdió el poder y el PP se hizo con la presidencia de la Junta tras pactar un Gobierno de coalición con Ciudadanos en esta Comunidad Autónoma, hasta entonces castillo inexpugnable socialista.

Después pido a mi interlocutor que se sitúe en el 1 de mayo de este año, días después de las elecciones generales: los socialistas exultantes, lo mismo que los de Ciudadanos; los del PP andaban hundidos; los de Podemos al tran tran, mientras que los de Vox tuvieron un buen resultado, pero no alcanzaron sus objetivos.

Solo seis meses y medio después, y sin que se hubiese formado Gobierno, los socialistas de Sánchez bajaron y los del PP remontaron pero se quedaron muy lejos de los 100 escaños con los que soñaban; los de Ciudadanos se hundieron, los de Podemos bajaron y Vox se disparó.

Además, los independentistas catalanes son más necesarios para facilitar un Ejecutivo de PSOE y Podemos; pero esos independentistas no son un todo único, sino que andan peleados entre ellos y están a las puertas de sus elecciones, por lo que no se fían. Con todo lo anterior, con Sánchez y los independentistas por medio, ¿alguien se atreve a pronosticar lo que va a suceder? “¿Qué pasará, qué misterio habrá...?”.