23 octubre 2021
  • Hola

¡Qué desnivel!

20 sep 2021 / 03:00 H.

    Antes y ahora, cuando uno hace una obra mira el nivel. Cuando alguien destaca en algo se dice que es una persona de nivel. Hoy en este país resulta cada vez más difícil ver el nivel y más fácil valorar el desnivel. Cuando algo se desnivela corre el riesgo de irse al suelo y, tengo la sensación de que este país no se está escorando a babor o a estribor, ni a la derecha ni a la izquierda, si no que más bien se está yendo al traste. Entre botellones y botellazos, entre los eres y los ERTEs, entre los, las y les del género y el género bobo, todo se complica por momentos. Madre mía, qué desnivel. ¡Ay! si muchos de nuestros antepasados levantaran la cabeza, seguramente no darían crédito. Contratos de lunes a viernes con despidos de fin de semana. Da igual en la industria que en la sanidad, en la hostelería que en la construcción. Tanto como pelearon, sudaron y reivindicaron para que ahora estemos en un estado de hibernación y apatía, desinterés y dejadez, embobados y embotados con cuatro mensajes mal dichos y bien vendidos, con paguita incluida. Imagen y sonido, pan y circo. Da igual el ámbito en el que pongamos la mirada. Podemos comenzar por el universitario, con un inicio de curso sacando pecho con un buen puesto en el ranquing de universidades y celebrándolo con barra libre de cinco a nueve de la tarde, por el módico precio de diez euros la tirada. ¡Qué beberán! Sin olvidar las consabidas novatadas, con y sin mascarilla. Podemos continuar el recorrido dando un paseo por el nuevo hospital y las múltiples quejas de usuarios y trabajadores, incluidas las de los técnicos de enfermería, que dicen verse obligados a desempeñar funciones que no les corresponden.

    Uno no quiere ser un agonías pero tras la pandemia la mejoría será en salud física, porque en lo anímico, lo relacional, lo social, lo comunitario, la educación, ... el desnivel es cada vez más grande. Vamos en picado, cuesta abajo y sin frenos. Las diferencias sociales cada vez son más grandes. Lo único que hemos conseguido subir, superándolo día tras día, es el recibo de la luz.

    Cada vez es mayor la sensación del “sálvese quien pueda”, buscando todo tipo de justificaciones que salven el interés propio y pasando olímpicamente del bien común. Con algunos planteamientos es ridículo hablar de la España vaciada y de otras muchas cosas. Continuamente se lanzan mensajes sobre lo mejor. Lo mejor es esto, lo mejor es lo otro, lo mejor es plantear ir a la ciudad, a pueblos más grandes, centralizar los servicios, ... Yo me pregunto lo mejor ¿para quién? ¿en base a qué intereses y de quién? El nivel o el desnivel lo estamos subiendo pero en la manipulación y el engaño. O subimos el nivel y tratamos de encontrar la medida adecuada para dar respuesta a cada necesidad, o acabaremos entrando en erupción como el volcán de la Palma.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png