07 abril 2020
  • Hola

Ni el Gobierno ni Europa dan la talla

27 mar 2020 / 03:00 H.
César Lumbreras
La trastienda

La Unión Europea no está dando la talla en esta crisis, por lo menos hasta el momento. Podría repetir esta misma frase hasta completar la columna, pero no deseo dar un disgusto al director del periódico y menos en esta situación. Podría también poner bastantes ejemplos para demostrar la citada afirmación. Pero creo que con dos es más que suficiente. A las primeras de cambio, cada uno de los Estados ha dicho que ellos primero y suspendieron las ventas al exterior, incluidos otros países miembros, de equipos sanitarios imprescindibles para hacer frente a la crisis sanitaria, como los respiradores, las mascarillas, los guantes o, en resumen, los equipos de protección individual. Eso en el apartado sanitario, pero es que en la vertiente económica sucede tres cuartos de lo mismo. El lanzamiento de los eurobonos, que supone que los Estados miembros mejor situados desde el punto de vista financiero echen una mano a los que no iban también, como es el caso de España o de Italia, se va a demorar, si es que llega a producirse alguna vez. Según están las cosas ahora mismo, esta crisis del coronavirus se puede llevar por delante a la Unión Europea, tal y como la conocemos o, por lo menos, dejarla muy tocada. También se está demostrando que la actual Comisión Europea, que acaba de comenzar su mandato no da la talla.

Y si en Bruselas no dan la talla, ¡qué decir del gobierno español! Sánchez e Iglesias han demostrado que no están a la altura de las circunstancias por decirlo de forma muy suave y caritativa. La recentralización de las compras de productos e instrumentos sanitarios en el Ministerio de Sanidad ha sido un auténtico fracaso. Es lógico. Se trata de algo que llevaban haciendo las Comunidades Autónomas desde hace muchos años y en el citado departamento, ni tenían los contactos adecuados, ni conocían a los suministradores, ni nada de nada. A pesar de que empresas como El Corte Ingles o Inditex pusieron sus plataformas logísticas de China a su disposición, los de Sanidad han sido incapaces de articular las operaciones necesarias. Y cuando lo han hecho se han encontrado con que los han engañado como a chinos, pero al revés. El ejemplo está en los tests rápidos para detectar a los positivos del coronavirus. Es tan solo un ejemplo, pero se podrían poner muchos más, como las manifestaciones del segundo domingo de marzo. Esas dos fotos de Irene Montero, por un lado, y de otras ministras como Nadia Calviño, la de Asuntos Exteriores y, por supuesto, la vice Carmen Calvo, entre otras, junto a la esposa de Pedro Sánchez, quedarán para la posteridad de un gobierno que no supo gestionar la situación.