14 octubre 2019
  • Hola

Mientras... la sequía

11 oct 2019 / 03:00 H.
César Lumbreras
La trastienda

Mientras los líderes de los principales partidos políticos andan metidos en plena campaña electoral, aunque esta no haya comenzado oficialmente, los problemas reales están ahí y, en algunos casos, van a más. Ejemplo: la sequía. Este miércoles he viajado entre Oporto y nuestra capital. La situación en el vecino país es preocupante, pero es que desde Fuentes de Oñoro hasta Salamanca el estado de la dehesa es como para echarse a llorar. Desconozco cómo estará la bellota y si se verá afectada por la falta de agua y las altas temperaturas, pero lo único verde que se veía a un lado y otro de la autovía eran las encinas. En el suelo, ni rastro de la hierba y de pastos para completar la montanera, mientras las charcas estaban secas. El reguero de polvo que dejaban detrás los coches que transitaban por los caminos y los tractores que preparaban la tierra para sembrar en seco eran descomunales. Ese sí que es un verdadero problema, que ya viene de lejos en Salamanca y Ávila, sobre todo.

Mientras los líderes de los principales partidos políticos, especialmente del PP, de Ciudadanos y del PSOE están lanzados a la caza y captura del voto de centro, alejándose así de las posiciones mas extremas en las que se situaron durante la primavera, las reservas de agua bajan una semana sí y otra también. A comienzos de la actual se encontraban al 40,4 por ciento de la capacidad total de los embalses y, a la vista de cómo han ido estos últimos días, con calor y sin lluvias, se puede afirmar que, a fecha de hoy, ya estarán en el 39 y pico por ciento. Se trata de una cifra sensiblemente inferior a la que había hace doce meses y también más baja que la media de los últimos años. Si se tiene en cuenta que, cuando están en el 20 por ciento, ya aparecen los lodos, la situación es mala, especialmente en la vertiente atlántica.

Mientras los líderes de los principales partidos políticos siguen con lo del jamón, como, por ejemplo Rivera ayer en Salamanca, hablando de las cualidades del ibérico de nuestra tierra y recordando el desliz de hace una semana con el serrano extremeño de Sánchez, pueblos y ciudades, o sufren ya restricciones de agua o se anuncian para un futuro cercano, como en Ávila. Este, el del agua, es uno de los problemas a los que deberá hacer frente el nuevo Gobierno resultante de las próximas elecciones generales, si es que sale. Mientras tanto, toca esperar y los creyentes rezar y sacar a los santos en procesión. Aunque como respondió un obispo cuando le fueron a plantear rogativas: “Si queréis sacamos al Santo, pero no está para llover”.