31 enero 2023
  • Hola

Los ricos también lloran

07 dic 2022 / 03:00 H.

    Ha sido un año duro, incluso para el hombre más rico del mundo. El día de Año Nuevo, el patrimonio neto de Elon Musk superaba los 270.000 millones de dólares, según el proveedor de servicios de datos financieros Bloomberg. A fecha de hoy, el que probablemente sea el empresario más destacado del planeta ha perdido 82.000 millones de dólares en activos. La compra de Twitter ha sido una operación errática en todos los sentidos, pero donde de verdad está perdiendo dinero es en Tesla, allí reside el grueso de su fortuna. Las ventas de sus vehículos eléctricos siguen creciendo y mantiene el liderazgo, pero el crecimiento de la empresa no cumple con las altas expectativas de principios de año, cuando el nombre de la capital de Ucrania no era todavía cultura general y cuando el BCE seguía negando la existencia de la inflación.

    Otro rico riquísimo, Mark Zuckerberg, también llora. Ha perdido aproximadamente la mitad de su fortuna este año y le quedan solamente unos 45.000 millones de dólares. Cuando las tasas de interés suben, el valor de las empresas sufre, especialmente de aquellas cuyas ganancias máximas corresponden al largo plazo, como es el caso de las tecnológicas. Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, lo saben. Los fundadores de Microsoft, Bill Gates, y el fundador de Oracle, Larry Ellison, también lo saben. Todos están llevando a cabo masivos despidos en sus empresas. La diferencia entre ellos y todos nosotros es que en su caso unos cuantos miles de millones arriba o abajo no suponen un cambio en su día a día. No evitan que sigan comprando inmuebles, pagando extraescolares o poniendo carne y pescado en el menú semanal. Lo nuestro es diferente. La inflación se lleva nuestro progreso. No voy a decirles nada que no hayan sufrido ya ustedes en el presupuesto doméstico. Todavía hay quien presume de que España sufre menos inflación que otros europeos sin mencionar que venía rebasando la media de la Eurozona ininterrumpidamente desde marzo de 2021, por lo que partía de mucho más arriba. Y sin referirse al efecto óptico del precio de la electricidad sobre el IPC. A Pedro Sánchez solo le falta decir que a nosotros no nos va tan mal como a Elon Musk. Los ricos también lloran, pero no se les acaban las lágrimas. Nada que no sepan, insisto, pero me refugio en el desastre de la inflación porque de lo contrario tendría que escribir sobre el túnel sin fondo del desmantelamiento de la Constitución, mucho más profundo, y no me siento con fuerzas. Ustedes sabrán perdonarme.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png