11 diciembre 2019
  • Hola

Los Picapiedra del 2019

15 nov 2019 / 03:00 H.
César Lumbreras
La trastienda

Estoy nostálgico. El abrazo entre Sánchez e Iglesias me ha traído a la memoria las aventuras y desventuras de Pedro Mármol y Pablo Picapiedra, aunque ya sé, querido lector, que he cambiado los apellidos. Lo he hecho por necesidades del guión, igual que las actrices de la época del destape se desnudaban siempre “por exigencias del guión”. A efectos del argumento de esta columna me viene mejor que Pedro Sánchez sea “mármol”, por aquello de que tiene la cara mas dura que este producto; a las pruebas me remito y no hace falta más que buscar un poco en la hemeroteca más reciente para encontrarnos lo que ha dicho del otro protagonista de la historia y del abrazo. Este último es Pablo Iglesias “picapiedra”, porque nada más alejado de la actividad laboral que ha desarrollado hasta ahora que la de picar piedra. Claro, que eso vale también para el líder del PSOE. Los dos están cortados por el mismo patrón, que es el de no tener vida al margen de la política. Por cierto, que en eso coinciden también con Pablo Casado, al que no se conoce otra actividad laboral diferente a la política; lo mismo que Abascal, el líder del Vox, y también Rivera, que ahora se va a buscar otra ocupación.

Volviendo a los Picapiedra, ahora me gustaría saber quiénes son las que van a ejercer de sus esposas en el futuro Gobierno, si es que llega a formarse. ¿Quién hará, siempre desde el punto de vista político, de “Vilma”? Ella era la que, desde su mundo “fashion”, ponía un poco de sentido común en la vida de Pedro, cuando a éste se le ocurrían las ideas más extravagantes, que siempre terminaban como el rosario de la aurora. ¿Acaso desempeñará el papel de Vilma Nadia Calviño o se hartará antes de comenzar la nueva fase de la relación? También me gustaría saber quién será Betty, la dulce y cariñosa esposa de Pablo, que siempre estaba ahí al lado de Vilma, cuando los dos amigos se peleaban, cosa que sucedía de vez en cuando. ¿Habrá dos mujeres en el seno del futuro Gobierno, si es que se forma, que pongan paz cuando los machos alfa de sus respectivas formaciones se peleen, que lo harán? Y es que, por mucho que estén unidos por un objetivo común, el de hacerse con el poder, el pasado pesa y, en este caso, pesa mucho; echando la vista atrás, lo que se han dicho es muy duro y no se olvida fácilmente. Finalmente, ardo en deseos de saber quién va a desempeñar el papel de Dino, la mascota simpática y gamberra que ponía a Pedro de patitas en la calle, mientras que, acto seguido, este último aporreaba la puerta cerrada cal y canto mientras gritaba “¡Vilmaaaaa, abreeee!”.