29 marzo 2020
  • Hola

Los “coronababies”

27 mar 2020 / 03:00 H.

Saludos a todos desde casa. En este momento que estamos algo saturados, descolocados, hastiados y encabritados (por no decirlo de un modo más fuerte), voy a tirar del optimismo enfermizo de un amigo, y voy a tratar de sacar a la luz los aspectos positivos que este encierro, forzado, pero en cierto modo voluntario, fruto de nuestro compromiso cívico, tiene. Antes de nada, mandar un abrazo a los que tienen acontecimientos especiales estos días, como los cumpleaños (de mi sobrino y alguien que se convirtió en cuarentona en la cuarentena) o una buena amiga que tiene la cesárea programada para el lunes.

Pero no todo es negro, no todo es malo. Lo primero que me viene a la mente es algo que oí decir a una conocida. Ahora, en unos meses, van a llegar los “coronababies”. Si después del apagón de Nueva York (que solo fueron trece horas) hubo un repunte en la natalidad de la ciudad, imaginaos las cifras que se pueden dar en España. Que vale que tenemos televisión, radio, plataformas digitales, juegos de mesa, siestas, recetas... Pero el día tiene muchas horas y, aquellos que viven en pareja... Pues eso. Y no viene nada mal una inyección de nuevos españolitos, que la pirámide demográfica ya se estaba invirtiendo.

Además, estamos descubriendo que, en este momento en el que no sabemos cómo llenar las horas, que hemos pintado los Marcos de las puertas, ordenado los libros por orden alfabético, limpiado la vajilla y cubertería como si fuera Nochebuena y viniera la suegra... Te das cuenta de que tienes vecinos que da Gloria verlos. Que están dispuestos a ayudar, aunque solo sea poniendo un cartel ofreciéndose a cuidar de niños o mascotas, o poniendo canciones infantiles para entretener a los más pequeños. Da niedo muchos días pensar cómo vamos a llenar las horas.

Y todos los días ves alguna noticia de alguna empresa, grande o pequeña (las segundas tienen más mérito) que se han ofrecido para echar una mano, para salir de ésta, dejando en el camino a los menos posible, aunque es verdad que se nos han ido muchos. Pero España es un gran país, y los españoles, sin duda, sabemos estar a la altura. Aguantad, que ya queda menos para poder salir a sentarnos en una terraza, y que esto se quede en un mal recuerdo.