16 agosto 2022
  • Hola

Leña de encina

27 abr 2022 / 03:00 H.

    Polonia queda muy lejos de la Plaza Mayor, pero en este mundo globalizado estamos todos mucho más conectados de lo que podemos comprender y lo que pasó ayer en Polonia amenaza con causar una onda expansiva que alcance sensiblemente al Campo Charro. El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, había anunciado veinticuatro horas antes una campaña para sensibilizar a los socios europeos de la necesidad de hacer negocios con las empresas rusas y la respuesta que anunció ayer Moscú nos dejó a todos helados. Rusia ha cortado el grifo del gas a ese país que conocemos fundamentalmente porque fue la cuna de Juan Pablo II y la represalia tendrá efectos directos en el precio del gas en el resto de Europa, que a su vez ejercerá presión sobre el resto de los precios de la energía, que ya de por sí estaban por las nubes. Como consecuencia de la consecuencia, aumentan las posibilidades de que en un futuro no tan lejano tengamos que volver a calentarnos con leña de encina. Ahí ya llegamos al Campo Charro. Pocas horas después hemos sabido que Putin ha cortado también el suministro de gas a Bulgaria, ese país del que apenas sabemos que sus habitantes tienden a votar por unanimidad y hacen sopas con yogurt y pepino. El precio de los futuros de gas en el mercado neerlandés, en un país que conocemos sobre todo porque cultiva deliciosos tulipanes pero que hoy viene a colación porque acoge el referente europeo del precio del gas, subió cerca de un 20% en poco rato. Si hubiera un mercado en el que cotizase la leña de encina, estoy segura de que habríamos asistido a una subida sin precedentes. Por el momento lo que sabemos es que la moneda polaca, el zloty, ha caído respecto al euro y que el gobierno polaco ha corregido a toda prisa su previsión de crecimiento hasta una caída del 4% este año. Las bolsas europeas borraban ayer al cierre cualquier atisbo de subida y los gobiernos de España y Portugal anunciaban una intervención del precio de la electricidad durante un año. A corto plazo puede parecer un parche a los precios energéticos desbocados, pero la intervención de un mercado también tiene siempre consecuencias. Limitar en estos dos países el precio de un producto muy solicitado también en el resto de los mercados, como es en estos momentos la electricidad, empujará a quién la vende a venderla allí donde le van a pagar un mejor precio, por lo que la medida puede acabar echando más leña al fuego de los precios y la escasez de suministro. Leña de encina. Que arde muy bien cuando está seca.

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png