13 noviembre 2019
  • Hola

La vida sigue igual

08 nov 2019 / 03:00 H.

Ya lo decía Julio Iglesias —no confundir con su malvado primo Pablo— que al final, la vida sigue igual. Y la verdad es que ahora que ya llevo los cuarenta a cuestas (desde el miércoles), pensé que iba a notar algún cambio, algo diferente. Vale, no me pasó al cumplir los diez años, ni los veinte, ni los treinta ¿por qué tendría que ser diferente ahora? Pues ni idea.

Y es que todo sigue igual. Salamanca sigue siendo referente del turismo. El puente tuvimos una ocupación cercana al 90%. Pasear por la Rúa es comparable a darte codazos en el primer día de rebajas, es más, hay rumores de que muchas salmantinas y salmantinos, practican ahí para que luego no se les escape ningún chollo de esos a los que le tienen echado un ojo desde hace meses.

Seguimos con un Gobierno en funciones, y lo que te rondaré morena. Cuando las mismas personas hacen y dicen las mismas cosas lo lógico es que tengamos el mismo resultado. Vamos, digo yo. Y sí, hay que ir a votar, todos debemos hacerlo, pero creo que cada vez lo hacemos con menos ganas. Como esto siga así al final nos traemos un presidente de fuera, al estilo de los clubes de fútbol fichando entrenadores extranjeros. Vale, no está en su mejor momento, pero yo propongo a Zidane para presidirnos.

Ya están poniendo las luces de Navidad. En noviembre. Si nos descuidamos las instalan para las Ferias y ya las dejan, que oye que la ciudad quedaría bonita. Fuegos artificiales, casetas, conciertos y luces de Navidad todo junto. Chúpate esa alcalde de Vigo, a ver si puedes superarlo.

Un año más están expuestos los cuadros del concurso de Jóvenes Pintores de la Fundación GACETA y, un año más, ya me he pasado a verla, aunque tengo que volver por La Salina para hacerlo con más calma. Siempre me gusta ver las obras que seleccionan para la exposición y hay cosas que merecen la pena. Os la recomiendo.

Y por último, y ya que antes he hablado de la Navidad, ya estamos todos empezando a pensar en qué regalar a familiares y amigos, volviéndonos locos porque no se nos ocurre nada, para que al final la mayoría de los regalos se cambien (mi hermana es experta en eso).

En fin, que todo sigue igual, algunas cosas para bien, y otras no.