08 agosto 2020
  • Hola

La Constitución invisible

06 dic 2019 / 03:00 H.

Quizá es cosa mía, quizá es que estamos perdiendo el foco y quizá, y sería sin duda la peor opción, es que estamos llegando a un momento tal de hartazgo, en el que las cosas importantes empiezan a no preocuparnos, o a no importarnos.

Porque hoy, 6 de diciembre, en España se celebra el día de la Constitución, de nuestra Constitución, de la de todos los españoles. Aquella que nos permitió salir de años de dictadura y convertirnos en un país democrático, un país que fue capaz de superar heridas abiertas para tratar de tener un futuro en común. Pocos parecen acordarse de eso este viernes.

Había una serie de noticias, de clásicos informativos, que se repetían de año en año, que nunca fallaban. Piezas en los telediarios que prácticamente podían estar guardadas en una maleta para dejarlas salir el día que correspondiera. El calor en el verano, el frío en el invierno, el primer día de rebajas, la venida de Sus Majestades de Oriente (por si me leen, he sido bueno) y, por supuesto el día de la Constitución. Pero este año el cumpleaños de “Consti” (permítaseme la confianza ya que la conozco desde que nací) ha pasado de soslayo, sin pena ni gloria, sin hacer ruido.

Y es normal, porque está ninguneada, aparcada, vilipendiada. Porque ha tenido que ver cómo algunos políticos le han hecho feos en su cara y le han negado el derecho a otros a defenderla y ponerla en valor. Han jurado (o prometido) lo que han querido, como han querido y cuando han querido. Podían haber jurado su lealtad a la pizza con piña y habría tenido la misma validez moral. Una pena, pero ahí siguen y nos los tenemos que comer con patatas para que Egoman (Pedro Sánchez) no pierda su trono.

Y a Consti no le hace gracia, no está contenta. No le gusta que haya quedado en una excusa para que la gente tenga un día más de vacaciones, que, digo yo, aquellos que reniegan de ella ¿no deberían ir a trabajar? Aunque claro, eso sería pedir coherencia a personajillos varios y eso, me temo, que ni con la ayuda de Melchor, Gaspar y Baltasar (ellos no han sido buenos).

En el día de la Constitución la noticia seguramente de la que más hablemos es de que a Greta le quieren dejar un burro. Pues eso.