Borrar
Opinión

El adivino

José Luis Tezanos se escuda en que el Centro de Investigaciones Sociológicas no está para acertar. Estará para aplaudir al jefe

Martes, 25 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El 'puto amo' tiene una cohorte de palmeros. El primero, y más destacado, el ministro de Transportes. Destilando la clase y estilo a la que nos tiene acostumbrados, Óscar Puente bautizó con ese apodo a Pedro Sánchez en aquellas jornadas en las que el presidente del Gobierno se marchó a reflexionar al desierto, mientras unos cuantos le gritaban 'quédate' y más de media España soñaba con su marcha.

La vicepresidenta María Jesús Montero no le va a la zaga. Sobre todo, desde el amago de fuga presidencial. Recordarán su show en las puertas de la sede socialista de Ferraz cuando, puño en alto, arengaba a sus correligionarios al grito de «¡No estás solo!». El esperado anuncio de que «Pedro, Pedro, Pedro, Pedro, Pe» se quedaba entre nosotros no ha mermado su capacidad de histrionismo. De hecho, hace unos días, en la sesión de control del Congreso, volvió a gesticular desaforadamente contra la bancada popular mientras su jefe hablaba; y al terminar su intervención, la servil ministra gritó: «¡Muy bien, presidente!»

La otra vicepresidenta, la de «¡a la mierda!», también disfruta aplaudiendo al tipo que consideró «un pibón» delante de Wyoming, aunque luego se sienta engañada porque el consejo de ministros, del que forma parte, le mienta con la ayuda armamentística a Ucrania. El postureo de esta chica no tiene fin.

Hasta el fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, no se corta un pelo en mostrar su complicidad con Sánchez. La bochornosa imagen de hace una semana, durante la celebración del X aniversario de la proclamación del rey Felipe VI, dio la vuelta al mundo. Como si cenaran juntos todos los viernes, el salmantino, el presidente y su mujer, Begoña Gómez, se saludaron con una sospechosa familiaridad, después de que la Fiscalía que dirige haya pedido el archivo de la causa que se instruye contra la esposa de quien pilota nuestro país.

Pero hay un personaje que supera a todos estos. Se trata de José Félix Tezanos, el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas. Un auténtico pelota. Y encima visionario. Un 'chef' cuya cocina deleita al paladar sanchista semana tras semana. Cómo será su menú, en forma de encuestas, que el Partido Popular va a activar una comisión de investigación en el Senado este próximo mes de julio para intentar dilucidar si manipula intencionadamente los sondeos de la otrora prestigiosa institución que preside y que pagamos todos los españoles.

Y es que no es normal que la mayoría de los medios de comunicación hablen del «CIS de Tezanos» cada vez que lanza los resultados de una encuesta porque ya nadie cree en su fiabilidad. No es de recibo que en 40 elecciones haya subestimado la intención del voto al PP 30 veces y haya inflado la del PSOE en 24 ocasiones. No tiene un pase que en las últimas europeas no acertase ninguno de los resultados de los nueve partidos que obtuvieron representación. Y encima, sigue manteniendo a los socialistas por encima de los populares en intención de voto a los pocos días de que los ciudadanos hayan demostrado en las urnas justo lo contrario.

El CIS de Tezanos, en lugar de hacer autocrítica como la que ha entonado el Centre d'Estudis d'Opinió tras equivocarse en sus predicciones en las catalanas, se queja de los bulos que lanzan sobre la institución. Y no solo eso. Este militante socialista, que en Salamanca llegó a señalar en referencia a la amnistía que «la gente nunca es contraria a una cosa razonable», se escuda en que este organismo no está para acertar.

Estará para aplaudir al jefe. Es lo que tiene la degeneración democrática.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios