Borrar
Opinión

La cortina de humo leonesa

Si quieren prosperidad para León, PSOE y UPL deberían haber aprobado una moción para unirse a Cataluña. Eso sí tendría premio

Domingo, 30 de junio 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Parece que el Partido Sanchista está dispuesto a apoyar cualquier iniciativa que contribuya a desestabilizar España. Le da lo mismo aliarse con los separatistas catalanes y poner el Gobierno de la nación a sus pies, que defender la ruptura de una comunidad autónoma como Castilla y León. El representante de Sánchez en la tierra castellana y leonesa, Luis Tudanca, ha venido a confirmar esa tendencia destructiva con unas declaraciones en las que da alas al independentismo leonés. El secretario regional del PSOE considera «legítimas» las aspiraciones de una autonomía leonesa, aunque no se sabe bien si en solitario, con Salamanca y Zamora, o con Asturias.

Unas declaraciones de una irresponsabilidad absoluta que inhabilitan a Tudanca para repetir como candidato a presidir una autonomía en la que no cree, cuarenta y un años después de ponerse en marcha. De hecho, habría que preguntarse qué pintaba el socialista liderando un programa para una Castilla y León cuyo desmembramiento considera una aspiración legítima. Si quería recuperar la autoridad que nunca ha tenido en León, su cesión ante las pulsiones separatistas solo viene a corroborar su falta de liderazgo y de criterio.

El leonesismo es tan viejo como la autonomía, pero siempre ha representado una opción minoritaria dentro de esa provincia. Lo que ha venido ocurriendo a lo largo de estas cuatro últimas décadas es que populares y socialistas han sucumbido a sus encantos siempre que han necesitado los votos de los separatistas locales. Así ocurre ahora en la Diputación, donde el PSOE gobierna gracias a los tres votos de la Unión del Pueblo Leonés. Allí se ha gestado la moción a favor de la autonomía leonesa y de allí ha partido ese movimiento que en tantas ocasiones se ha quedado en casa pero que ahora, con Tudanca a los mandos del partido regional, ha saltado a la primera plana de la actualidad nacional.

La aprobación de la moción separatista representa el pago de los diputados liderados por el presidente, Gerardo Álvarez, al apoyo de la UPL, y la hubieran aprobado igual si defendiera León solo que con cualquier otra provincia de dentro o fuera de la Comunidad. Les daba igual porque se suponía que la iniciativa no tendría más recorrido, pero hete aquí que Tudanca ha optado por enfangar el terreno con su apoyo a los díscolos leoneses y el asunto se les ha ido de las manos.

De paso, el líder de los socialistas de Castilla y León ha venido a desautorizar a su máximo representante en Salamanca, David Serrada, que en una postura mucho más realista y coherente, quitaba importancia a la moción leonesista y aseguraba que la propuesta de una Región con Salamanca y Zamora ni les ocupa ni les preocupa a los salmantinos.

Quien daba en el clavo era el presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, que considera el asunto «una ocurrencia, fuegos artificiales» y añadía: «Como si no tuviéramos suficiente con los independentistas…». Por ahí van los tiros: lo de León sirve para desviar la actualidad de lo mucho y muy grave que está ocurriendo en España, con un Gobierno de la nación rehén de los enemigos de la nación y empeñado en convertir a los golpistas catalanes en víctimas merecedoras de perdones y premios. Con esta cortina de humo el sanchismo intenta que nos olvidemos de los miles de millones de euros que va a regalar a la Generalidad catalana a costa de la prosperidad y de las inversiones del Estado en Castilla y León.

Si quieren prosperidad para esa provincia, a los iluminados de UPL y del PSOE de León más les valdría aprobar una moción para unirse a Cataluña. Eso sí que tendría sentido.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios