Borrar
Opinión

41 cartas contra una

Tras 41 misivas enviadas por el alcalde, Sánchez se ha dignado contestar, aunque solo lo ha hecho para reiterar sus desprecios

Domingo, 26 de mayo 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuarenta y una cartas después, el presidente del Gobierno se ha dignado responder a las quejas del alcalde de Salamanca por los olvidos, los retrasos y los desprecios de su ministro de Transportes. Después de haber recibido las 41 misivas, Pedro Sánchez ha puesto a alguno de sus seiscientos asesores a redactar una contestación a Carlos García Carbayo, y la verdad, el bien pagado asistente de La Moncloa no se ha ganado el sueldo.

A las múltiples reivindicaciones del Consistorio y del resto de fuerzas sociales y políticas firmantes de la declaración institucional en defensa de las comunicaciones en Salamanca, la respuesta presidencial ha sido más de lo mismo, más promesas, más justificaciones y ningún compromiso concreto. Ninguna fecha, ninguna nueva inversión, ningún esfuerzo por acelerar las obras pendientes. De nuevo anuncian para el verano la recuperación del cuarto Alvia a Madrid y dejan en el aire el quinto servicio rápido, que me temo no veremos durante años, al menos mientras sigamos bajo el yugo del sanchismo. Si llevan seis años toreándonos con la cuarta frecuencia, hablar de la quinta se antoja un sueño imposible

Eso sí, la carta no la firmaba su Sanchidad, sino uno de sus subalternos de tercera o cuarta fila, el director del Gabinete de la Presidencia. Un 'mandao'. Pedro I el Resiliente no se rebaja a preocuparse por estas menudencias.

Al menos por esta vez el directorio sanchista no ha incluido insultos ni ataques a los políticos salmantinos. Es un primer paso en esa supuesta campaña a favor de la política limpia que ha emprendido el pasajero del Falcon después de sus meditaciones.

Habrá que darle las gracias porque no habló en esa carta de la motosierra ni del dóberman, que parece ser su manera de aplicar las nuevas reglas del juego limpio cuando se trata de referirse a la oposición. Ayer mismo arremetió en Sevilla contra la 'motosierra al estilo Milei' que serían el PP y Vox en su versión española, durante un acto de la campaña a las europeas. Uno de esos actos que le organizan ahora con unos cuantos cientos de elegidos, todos con carné socialista y/o con sueldo público pagado por el Gobierno. Así no corre el riesgo de que le abucheen o le repliquen y se ahorra más disgustos y meditaciones.

Mejoran las formas por cuanto incluso responde a las cartas y no insulta, pero no los contenidos, porque en la carta enviada a Carbayo la Presidencia del Gobierno se limitaba a recordar, como gran avance para los salmantinos, los reajustes en los horarios de los pocos trenes que nos quedan. Reajustes que el ministro Puente tuvo que ordenar después de haber cambiado a peor las principales conexiones con Madrid. Es decir, el gran favor que nos ha hecho hasta ahora el Ministerio de Transportes ha sido corregir sus propios desaguisados.

Me imagino que las reivindicaciones de esta tierra olvidada no le habrán ocupado ni un minuto de su precioso tiempo durante sus seis años de gobierno, en los que no se ha acordado de Salamanca ni para bien ni para mal.

Supongo también que el frente común institucionalizado el pasado viernes entre las autoridades salmantinas y el empresariado madrileño, le habrá pasado desapercibido. Con este presidente endiosado y pagado de sí mismo, cualquier tipo de presión desde Salamanca resulta inútil. Hay que hacerlo, porque siempre mejor unidos que cada uno por su lado, pero a Sánchez solo le importan las presiones y los deseos de Puigdemont, de cuyas veleidades depende su continuad en los colchones monclovitas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios