13 diciembre 2019
  • Hola

Es de bien nacidos...

25 may 2019 / 03:00 H.
María Eugenia Bueno Pastor
Con ojos de mujer

Esta semana hemos leído: “La candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid, Isa Serra, ha sido protagonista de la polémica de la semana en Twitter. En un mensaje en esta red social afeó a Amancio Ortega sus donaciones para la compra de maquinaria para los hospitales de la Sanidad Pública”... “El candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha afirmado que no es su “modelo” que la tecnología sanitaria “la compren las empresas” y que, así, esté “en función de la cuenta de resultados de la venta de ropa”. No obstante, ha agradecido a Amancio Ortega que reinvierta sus beneficios en la sociedad”... Pablo Iglesias, sobre las donaciones de Amancio Ortega: “Una democracia digna no acepta limosnas de multimillonarios”... “No son limosnas”, aseguran desde la Asociación Española Contra el Cáncer. A la espera de cerrar el ejercicio 2018, la inversión total de la Fundación Amancio Ortega desde su creación en 2001 supera los 560 millones de euros”... “Ortega respeta todas las críticas que ha recibido pero no cambiará sus planes de seguir con donaciones, ya sean en el ámbito de la salud o en otros sectores distintos... en el entorno del fundador de Inditex se sienten muy gratificados por la ingente cantidad de mensajes que han recibido en apoyo a su labor filantrópica, y dan por descontado que será mantenida”.

Este ojo que observa está perplejo, alucinado e indignado. Sin desmerecer ningún tipo de noticias, ésta que acabo de intentar resumir, ha supuesto para mi corazón una terrible tristeza. Creo recordar que cuando tuve, por primera vez, noticia de la labor filantrópica de este hombre, me sentí orgullosa de que en mi país aquel que más tenía no se olvidara de los que sufren. En aquel entonces sabía que grandes magnates del mundo, realizaban donaciones personales para diferentes causas. Entonces yo veía estas acciones muy lejos de nuestras fronteras. Es cierto que no sólo es él, hay otros muchos. Precisamente su exmujer Rosalía Mera, desgraciadamente ya fallecida, fue impulsora de estas acciones y decía: “Si regateamos en el tema de la salud, de la infancia, de la educación, nos estamos haciendo un flaquísimo favor”.

Cuando una enfermedad, sea cual sea, se llame cáncer o de otra manera, se presenta en la puerta de tu vida un día cualquiera, cuando menos te lo esperas... todo cuanto tengamos a nuestro alcance para combatirla, será poco. En la vida hay que saber sumar y no sólo restar. Hay quienes solamente restan y en su limitado comprender, no sólo no comprenden sino que su ofuscamiento y cortedad les lleva a confundir el culo con las témporas.

Yo admito todos los recursos de todos, siempre y cuando su procedencia sea lícita.

La generosidad es una virtud de pocos y tal vez lo que más rabia les dé, es reconocer que la solidaridad con los más débiles, no sólo es patrimonio de ellos. Sr. Ortega, mil millones de gracias y no deje jamás de hacer por los demás todo lo que pueda.