11 diciembre 2019
  • Hola

En defensa de Sánchez-Planas: ¡Y un jamón

04 oct 2019 / 03:00 H.
César Lumbreras
La trastienda

Ante los virulentos ataques que está sufriendo el presidente del Gobierno en funciones y también ante las reiteradas críticas en LA GACETA al ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación en funciones, me veo obligado, con gran alegría y alborozo por mi parte, a salir en defensa de ambos y de su ignorancia, que está plenamente justificada. Comenzando por lo más reciente, lo de Pedro Sánchez ayer en Zafra, cuando, ante ganaderos de Extremadura, muchos de ellos de cerdo ibérico, dijo, refiriéndose a lo sucedido en una comida durante la visita del presidente de China a España, que “os puedo garantizar que tuvo bastantes platos, pero lo que comió fue jamón serrano extremeño. No os lo podéis imaginar”. Vamos a ver, señores críticos, que siempre están buscando el desliz, ¿acaso no hay jamón serrano extremeño? Pues seguro que en esa tierra, una de las cunas del ibérico, también se cura jamón de cerdo blanco. Y, si es así, ¿dónde está el problema? Que Pedro Sánchez sea un ignorante en materia de perniles no es motivo para hundir su prestigio y destruir su ingente labor a favor del agro español en estos últimos meses, aunque no recuerdo muy bien cuál ha sido. El problema no es de él, que no tiene por qué saberlo todo de todo, es del señor Planas, que, consciente de que iban a Zafra de campaña electoral, debería haber explicado al inquilino de la Moncloa lo que podría denominarse “el abc” del jamón en general y de sus diferentes clasificaciones. Planas, tan atareado como está, no tuvo tiempo de hacerlo.

Claro que tampoco estoy muy seguro de que el ministro de Agricultura en funciones conozca, por ejemplo, lo de las bridas de colores para clasificar los productos del ibérico. ¿Cuántas categorías hay y sabe usted ordenarlas de mayor a menor? Estas podrían ser dos preguntas a realizar a Luis Planas y, eso sí, sin dejar que consulte los ordenadores y teléfonos móviles. Pero la culpa de su posible ignorancia no es de él, sino de sus colaboradores en estos asuntos. Un ejemplo: quiero recordar que, según se puso de manifiesto en LA GACETA, el ministro había afirmado que los planes para hacer frente a la expansión de la Peste Porcina Africana (PEPA) estarían listos “a finales de otoño o principios del invierno”. Fue publicar esto y desatarse una crisis de alto nivel en el Ministerio. Desde sus servicios mandaron una aclaración a este periódico, diciendo que esos planes, que Planas desconocía, ya estaban en marcha. Y digo yo, ¿por qué sus altos cargos se empeñan en tener al ministro en la ignorancia? Claro que él hace lo mismo con Sánchez. Si es que, por más que uno quiera defenderlos, me lo ponen muy difícil. ¡Y un jamón!