07 diciembre 2021
  • Hola

El hombre omnipresente

08 jun 2021 / 03:00 H.

    VILLAREJO es el hombre que más veces ha comido, cenado, desayunado y merendado con las personas más influyentes de este país. Y no solo eso; además es un ser que aparece de manera reiterada en las conversaciones decisivas de los más poderosos. A tal punto que si no se ha estado alguna a vez en sus agendas, no se es nadie... Bromas aparte sobre un asunto que tiene poca gracia, ayer en la portada de El Mundo aparecía que las agendas de Villarejo reflejaban reuniones de mandos policiales con el suegro de Pedro Sánchez. Son los mismos cuadernos que acaban de provocar la imputación de María Dolores de Cospedal y de su marido en el caso “Kitchen” y que resultan tan infinitos como para que de ellos vayan saliendo nombres, casi cada semana, que nos dejan cada vez más estupefactos y con la sensación de que todo lo que ha ocurrido en España en los últimos tiempos ha tenido que ver de uno u otro modo con el tristemente famoso ex comisario. Todo, entiéndaseme, lo sustancial. Es decir, aquello desde donde se mueve el dinero, el poder y la influencia de una sociedad. La sensación ciudadana, o al menos la mía, es que más allá de este bochornoso caso, a sumar a otros cuantos y de todo lo que anda dirimiendo la Justicia, es que los poderosos de los últimos tiempos (tal vez los de todos los tiempos) se han sentido tan protegidos por esa misma condición de poderosos y más aún si contaban con la “ayuda” de Villarejo, que no se han resistido a adjudicarse unas normas diferentes a las de los demás. Lo más peligroso del poder es que hay que tener una personalidad muy sólida para ostentarlo y resistirse a la tentación del abuso.

    Y por lo que se ve, el hecho de que en pleno siglo XXI haya otros poderes que cerquen al principal y que este no sea absoluto como en tiempos pasados, no ha sido suficiente como para que nuestros representantes democráticos y sus aledaños hayan considerado que ellos estaban tan sujetos a las reglas como el resto de los ciudadanos. O puede ser que ese personaje tan singular como temible, o sea Villarejo, haya sido quien, con sus palabras de enredador o de mago de la persuasión y el engaño les haya convencido a todos de que, estando él en sus vidas, andaban blindados en cualquier circunstancia. Las tácticas y estrategias del ex comisario debían de ser tan extraordinarias como para epatar a todos esos hombres y mujeres, supuestamente inteligentes y capaces, que cayeron fascinados bajo su influjo, sin poder evitarlo. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, dice el refrán... Y este Villarejo que parece haber sido imprescindible en las vidas de muchos de ellos también contará con algún truco de viejo prestidigitador. Lo peor no es reconocer que la vulnerabilidad de los poderosos respecto a ciertos personajes nos pone en peligro a todos, sino tener que aceptar que algunos de estos seres malignos serán indispensables ya para escribir con vergüenza buena parte de la historia de España. Como el ex comisario Villarejo, el hombre omnipresente de nuestros últimos años y sumarios...

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png