15 agosto 2020
  • Hola

Con esfuerzo y sin miedo

04 may 2020 / 03:00 H.
Isabel Bernardo Fernández
Esto son lentejas

Nada en Sánchez se da por casualidad y sus maldades venía rumiándolas desde hacía tiempo. Él sabía que los principios que necesitaba para lograr el éxito del adoctrinamiento pasaban primero por desarraigar, y luego por confundir, amedrentar y aborregar. La llegada del bicho, además, se lo puso todo mucho más fácil y ha podido ir más rápido. Como buen cabecilla de una bigornia (aquellas pandas de truhanes y farsantes que apresaron a la pícara Justina de la literatura del Siglo de Oro) ha querido rodearse de valentones sin escrúpulos, que cumplen a rajatabla las órdenes del jefe. Muy especialmente en lo que respecta a sus discípulas: mujeres de rompe y rasga, sin pelos en la lengua, expertas en cortar cualquier protesta por las bravas, porque ellas son las que mandan. La última bravata la ha protagonizado Teresa Ribera, la ministra para la Transición Ecológica, quien ante la disconformidad del gremio hostelero por las normas que se les imponen para la apertura de sus locales, ha respondido con chulería: “Quien no se sienta cómodo, que no abra”. Pero la soberbia se ha impuesto en este “sanchismo” cuyo peligro puede ir más allá del tiempo del bicho. Los más de veinticinco mil muertos, sin un padrenuestro oficial, ya nos han metido el miedo suficiente en el cuerpo, para hacer y deshacer con nosotros lo que sus señorías quieran. Incluida esa patada al diccionario al acuñar el término “desescalada”, para venir a decir que comienza un proceso de regresión a la situación anterior a la pandemia. Tres pitos les importa a los de la bigornia lo que la Real Academia de la Lengua advierta o diga. La “desescalada” tiene ese punto “cool” y “noséqué” necesarios para que no nos enteremos de nada. Cuánto más se confunda a la población, más fácil se la convierte en dócil rebaño. Los runrunes apuntan a que después de la “desescalada” vendrá la “despesca” de ahorros y bienes. Hay que “desentronizar” aprisa a esta bigornia insaciable. Solo con esfuerzo y sin miedo, saldremos adelante.