30 octubre 2020
  • Hola

“1, 2, 3... al escondite inglés”

    Vaya por delante mi respeto, admiración y mi cariño personal a Juan Antonio García Iglesias, ejemplo indiscutible y amigo personal y de corazón. Hasta siempre. Ya está aquí el otoño y con él la segunda oleada del Covid-19 en una Salamanca que está en boca de todos. Y lo estamos no precisamente por hacer bien las cosas, sino por ser la segunda ciudad con más casos de infección de España. ¡Y no ha empezado la Universidad!

    Mientras tanto en Salamanca estamos jugando al “escondite inglés” con este virus, que se nos esconde y nos gana la batalla. Todo por culpa de la falta de previsión por parte de nuestros responsables políticos, que no han exigido los PCR necesarios y que se vuelquen los medios en la ciudad más visitada y más universitaria de la región.

    Me parece de vergüenza lo que nos están haciendo y sobre todo me parece de cuarta, que nuestros políticos jueguen con nosotros de esta manera. Se sabía que esto sucedería, que empezaría el curso, que vendría octubre con todo lo que ello conlleva y aquí seguimos sin poner los medios necesarios para que esto no se desmadre. Estamos volviendo al principio.

    Este ojo que observa, hoy indignado, se pregunta si era tan difícil haber reforzado sanidad, medios y rastreadores. Ya, ya sé que Arroquia y Matacán están haciendo cursos intensivos para que tengamos más rastreadores pero... ¿esto no se podría haber hecho en junio? Seguimos con el apretón del vago. No hemos aprendido nada de nada y ¡claro que se va a complicar todo! y mucho, desgraciadamente.

    Y de la enseñanza ni les cuento como están. Los protocolos son un gran campo de batalla donde los misiles son los continuos correos electrónicos, que hoy dicen una cosa y mañana otra, sino es a las cuatro horas. Las direcciones de los centros no saben ya ni qué hacer y a los ciudadanos ya no nos vale lo de que “nos ha cogido por sorpresa”. Se sabía de sobra, pero queridos lectores, este año el verano no debería de haber sido para las bicicletas. Sé que ha habido gente muy responsable que ha trabajado todo el verano para que los aularios estuvieran preparados, pero han estado muy solos, haciendo las cosas con su sentido común, pero sin el apoyo de expertos.

    El profesorado y los sanitarios no se han duplicado, ni reforzado sus plantillas para afrontar la situación actual y eso sí se podría haber hecho. Créanme, no hemos empezado y están ya hartos.

    Tenemos un País maravilloso y generoso, pero la gente no soportamos que los dineros no se distribuyan con la necesidad por delante y que se permita gastar tiempo, esfuerzo y recursos en temas que nos dan totalmente igual a la mayoría de los españoles.

    ¡Realidad señores, realidad, que estamos hasta los mismísimos de todos ustedes!

    Recupera variable LOGO:
    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

    https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png