25 enero 2020
  • Hola

La deportista e ‘influencer’ salmantina que pone voz a las enfermedades renales

Elena Román, con tres riñones tras el trasplante hace un año del riñón de su hermana, presentó en su tierra su libro “Corre el riesgo”

09 ene 2020 / 10:27 H.

Ante un Casino lleno, emocionada y agradecida, la deportista salmantina Elena Román presentó su libro “Corre el riesgo” y firmó durante más de una hora ejemplares para decenas de seguidores, amigos y enfermos renales como ella. La joven de 33 años, hija del empresario del comercio salmantino Pepe Román, se ha convertido en un ejemplo a seguir por cómo lleva su enfermedad sin cura poliquistosis renal, su pasión por el deporte, y su nueva vida tras recibir un tercer riñón, donado por su hermana en un “acto de amor infinito”.

Con más de 16.400 seguidores en Instagram, Elena Román es todo un referente en redes sociales para aquellos deportistas que quieren conseguir nuevos retos y para personas con enfermedades que luchan por cumplir sus sueños. Elena Román comenzó a hacer deporte muy pronto, con sólo cinco años, para eliminar con el sudor las toxinas que le costaba liberar al riñón. Desde entonces el deporte es su pasión, que psicológicamente le ha ayudado mucho a superar todos los baches. Cuida su alimentación con profesionales, así como el entrenamiento con expertos especializados en enfermedades. Realiza medias maratones, duatlones, practica CrosFit y ya está pensando en hacer una maratón cuando se recupere del trasplante de riñón que le practicaron en el Hospital de Salamanca hace un año. Nada frena a Elena Román que en sus redes sociales y en su libro muestra y explica su día a día, desde sus miedos y altibajos cuando le comunicaron que iba a recibir un riñón, hasta su recuperación con la medicación que tiene que tomar a diario de por vida (inmunodepresores, corticoides, omeprazol, antibióticos...) y cómo se va acostumbrando a sus efectos secundarios.

“El trasplante fue el 11 de diciembre de 2018. Ya ha pasado un año. Mi hermana se encuentra fenomenal porque el donante del riñón lleva una vida completamente normal. Ella dice que está mejor que nunca y más feliz que nunca. Piensa que la balanza se ha equilibrado. Nosotras teníamos el 50% de probabilidades de padecer la enfermedad y fui yo quien se llevó la poliquistosis renal mientras ella nació sana. Siempre había tenido la cosa de por qué no le tocó a ella”, relata Elena Román que se ha convertido en la cara visible de las enfermedades renales y de los trasplantados. “Hay confusión con nuestra enfermedad porque no se nos ve, no se nos reconoce una discapacidad... y estoy siendo la punta del iceberg: por mi trayectoria puedo hablar en público, tengo soltura para hacer un vídeo o hablar por redes sociales... Y el objetivo de “Corre el riesgo” es llegar a una sala de espera donde haya una persona, con mi enfermedad o con otra, que pueda tener el libro en la mano para encontrar un poco de aliento y esperanza”, agrega la joven.

PALABRAS CLAVE