14 diciembre 2019
  • Hola

Los ‘gigantes’ más caros de Salamaq

El tractor de mayores dimensiones de la Feria se ha vendido a un salmantino. Es el segundo de estas características que llega a la provincia desde que en 2015 se adjudicara otro de idénticas características

09 sep 2019 / 17:42 H.

Rodeado de curiosos sobre casi cuatro metros de altura, se alza uno de los gigantes de Salamaq: un tractor de grandes dimensiones con una distancia entre ejes de cuatro metros. El efecto de deseo ya tiene comprador: un salmantino que pudo probar “in situ” la maquinaria y que posteriormente lo ha cedido para que pueda exhibirse durante los días que dura Salamaq.

Es el segundo que se entrega en la provincia de los escasos 30 vendidos en todo el país. Su precio: 360.000 euros sin incluir el IVA, que dependiendo del acabado y los añadidos puede incrementarse o abaratarse. “Solo se pueden mover cuando ya están vendidos. El primero fue en Topas hace cuatro años y el segundo hemos tenido la suerte de hacer la transacción en Salamanca y probarlo en la tierra. Lo matricularemos y entregaremos en cuanto termine Salamaq tras haber obtenido permiso del dueño”, explica César Zubiaga.

Entre las características más llamativas se encuentra distancia de 4 metros entre los ejes y los casi 4 metros de altura, dirección en las cuatro ruedas y 440 caballos que trabajan a 1.400 revoluciones. Climatización para luchar contra el calor, nevera y “manejable” a pesar de sus grandes dimensiones y la posibilidad de colocar las ruedas en posición cangrejo para entrar a tierras más pequeñas.

Una de las principales novedades es un peine de casi ocho metros de cosechadora flexible para adaptarse al terreno

Otra de las novedades de la Feria: un peine de cosechadora flexible para adaptarse al terreno con un ancho de 25 pies o 7,65 metros, también se ha vendido por 50.000 euros unos días antes de la celebración de Salamaq. En esta ocasión, también el dueño dio el permiso a Fhasa Agrosalamanca para exponerlo. Entre los utensilios más demandados por los profesionales del sector se encuentran los recolectores de almendras y pistachos y las rotoencintadoras, último modelo, que han llegado a alcanzar los 90.000 euros.

Sin embargo, la venta de maquinaria no resulta tarea sencilla y sin embargo implica una ardua tarea negociadora. “Normalmente el cliente no compra directamente en la Feria, sino que hacemos el primer contacto, sabemos si está interesado en la maquina y a partir de ahí se trabaja”, explica Roberto Gil, responsable de Fhasa Agrosalamanca. Durante las siguientes semanas se activa el engranaje para intentar que esa primera visita se materialice en una venta. Esa es una de las razones de que, en su caso, la empresa no haga balance de la Feria hasta el 16 de septiembre. Eulogio Castaño, uno de los veteranos de la Feria desde el primer año, asegura que la respuesta del público es “positiva” pero no así de las ventas, situación que achaca a la poca inversión del sector ganadero. “He llegado a establecer contactos en la Feria y no haberlo cerrado hasta el año siguiente”, explica sobre una negociación que se abre en Salamaq pero que no se cierra hasta una conversación posterior con los comerciales.

PALABRAS CLAVE