13 diciembre 2019
  • Hola

Gorras, llaveros, yo-yos... ¡y hasta un coche!: los regalos que se llevan los visitantes de Salamaq

Hay quien aprovecha su visita a la feria para salir con una bolsa llena de obsequios promocionales

08 sep 2019 / 17:27 H.

Como si la Navidad se hubiese adelantado cuatro meses, muchos de los visitantes aprovechan para vivir una especie de llegada de los Reyes Magos y volver a casa de Salamaq cargados con bolsas de regalos. Por supuesto, todo ‘free’ sin pasar por caja y la mayoría de las veces sin apenas escuchar las explicaciones de las empresas que lo regalan. Al menos esa es la percepción de varias de las azafatas que se encargan de informar a los asistentes antes de que reciban el correspondiente regalo.

Regalos hay para todos los gustos. Para el vestuario, dos de los más solicitados estos días, sobre todo ayer por el intenso calor, han sido las gorras y los sombreros. Tampoco se han despreciado los parasoles para proteger los coches ante la ausencia de sombras en el aparcamiento. Así, desde el segundo día se podía ver en las zonas de estacionamiento los elementos protectores en muchos de los vehículos. Los más pequeños también fueron un ‘gancho’ para que las empresas captaran la atención de los padres. Entre ellos, había cerditos en forma de huchas para que los niños comiencen a meter sus primeros ahorros, pequeñas vacas de juguete o yo-yos para que las nuevas generaciones no olviden los juegos tradicionales. Las existencias de estos dos últimos ya no estaban disponibles este sábado debido al éxito de la iniciativa.

No faltaron los populares caramelos y bolígrafos presentes en casi todos los expositores o los llaveros de motos y cascos, dos de los regalos más populares de esta edición. En otros casos para asegurarse que el visitante escuchaba con atención, no se daba el obsequio hasta que no se hubiera escuchado íntegramente al comercial.

Tras concluir la charla, se hacía girar una ruleta donde se podían obtener desde linternas a entrar en un sorteo para un coche. Habituales volvieron a ser los cuadernillos y pequeñas agendas y las chapas publicitarias con los logos de las empresas. La alimentación y los productos para la cocina también estuvieron muy presentes con tazas y los saquitos de legumbres con lentejas y garbanzos y las codiciadas bolsas de polen para llevarse a casa.

Los obsequios de la Feria eran visibles en los autobuses gratuitos de regreso a la capital del Tormes con los logos de las empresas impresos sobre las bolsas. Al final, en algunos de los casos la Feria se convirtió en una carrera de acumular obsequios que en el día de ayer estuvo más cargada de obstáculos que nunca debido al incremento del público que asistió a Salamaq aprovechando el fin de semana.