Borrar
Souley Gassama durante un choque en el Helmántico. LAYA
Souley explica cómo hacer para que el Ramadán no se note en el campo

Souley explica cómo hacer para que el Ramadán no se note en el campo

Souley compagina su ayuno por motivos religiosos con la lucha por jugar los playoff | “Solo lo incumplo los días de partido y más adelante tendré que recuperarlos”

Viernes, 14 de abril 2023, 20:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La temporada en el Salamanca no está siendo placentera y con mucho sufrimiento el equipo entrenado por Chiapas está a un paso de jugar el playoff de ascenso. Pues a todos esos sinsabores, en el caso de Souley Gassama, hay que sumarle que está haciendo el Ramadán.

El futbolista de 24 años natural de Bamako (Mali) vive estas semanas una día a día especial para cumplir con su religión. Defiende que es compatible su profesión de futbolista con el ayuno. “No lo estoy pasando mal. No me canso tanto”, reconoce el defensa del Salamanca.

El Ramadán es un mes sagrado de ayuno durante el cual los musulmanes no pueden comer ni beber en las horas diurnas. Los creyentes se abstienen de todo alimento o bebida, incluida el agua, desde el amanecer hasta el anochecer. Souley cumple con estas premisas seis días a la semana y se lo salta los días de partido para poder afrontar con garantías las exigencias de los encuentros de Liga con el Salamanca. “Los días de partido sí que como y bebo, pero después cuando acabe el Ramadán tendré que recuperar los cuatro días que no lo he cumplido por los partidos”, especifica el futbolista del Salamanca, el mismo que agrega que hay diferentes versiones sobre saltarse el Ramadán por un partido de fútbol, ya que hay opiniones que apuntan a que es necesarios por motivos laborales, mientras que otros no lo aceptan de buen grado.

El día a día de Souley con el sol encendido es de ayuno total, excepto cuando toca partido. “Me levanto a las 05.00 horas y como y bebo algo. Después me voy a entrenar, vuelvo a casa a rezar y me duermo la siesta hasta las 18.00 horas aproximadamente. Doy un paseo y a las 20.45 horas ya puedo comer”, detalla Souley, que ayer mismo puso a prueba sus instintos asistiendo a una barbacoa con la plantilla sin comer ni beber nada. “He ido para estar con mis compañeros, aunque no he podido ingerir nada”, matiza.

Una de las preguntas que se hacen muchas personas desde el desconocimiento es que cuando baje el sol el festín de comer y beber será tremendo. Pues no. Souley describe que a partir de las 20.45 horas lo que se bebe es un té y come dátiles y fruta. “Te llenas muy pronto. Después esperas a las 22.30 horas y cenas normal”, describe.

De momento, así han sido los días de Souley desde el pasado 22 de marzo que comenzó el Ramadán, exceptuando cuando jugó contra el Astorga, Arandina y Ponferradina B. El viernes 21 de abril finaliza el Ramadán y Souley podrá regresar a sus jornadas cotidianas de futbolista profesional.

Además, Souley bromea con cómo afrontan algunos colegas de profesión el Ramadán como Benzema, que en estas últimas semanas de ayuno está desatado de cara a puerta. “Cada uno aguanta la sed y el hambre de un modo, pero es que él es bueno hasta para hacer el Ramadán”, indica con gracia el defensa del Salamanca.

Tras cumplir con su creencias religiosas, tiene en mente el objetivo del ascenso del Salamanca. “En el playoff se olvida lo que ha pasado en Liga y si ascendemos se arregla la temporada”, explica.

Hambre de ascenso.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios