15 enero 2021
  • Hola

Sergio Egea, tras su despido del Salamanca: “El resto de equipos con tantos nacionales están más acostumbrados a la categoría”

El argentino compara la situación del club charro con la del Oviedo en 2ª B hasta que subió. “El entorno aquí es muy exigente”, dice

Sergio Egea, extécnico ya del Salamanca, repasa su salida del club salmantino y reconoce que los errores individuales penalizaron mucho al equipo y cree que acoplar a tantos jugadores extranjeros lleva su tiempo, aunque no elude su responsabilidad y reconoce que tuvo todos los medios para trabajar pero que no les sacó partido.

–Hasta el minuto 89 en Pontevedra había vida pero todo se fue al traste...

–Salimos a contener su poderío y después ir sacando a gente de buen pie para poder sorprenderles. Pero lo que nos penaliza es el error de Delorenzi que con una amarilla pierde ese balón y nos quedamos con uno menos. Se dan una serie de cosas negativas. Me voy dolido, apenado y el club tiene que buscar un revulsivo para volver a ganar y es que este juego se trata de ganar.

–¿Cómo le comunican el despido?

–Octavio Mora me habla por teléfono y me dice que el equipo necesita un cambio. Ahora pensarán en estas tres jornadas que quedan antes de Navidad y analizarán para el resto de la temporada. Soy consciente de que probamos varios sistemas y que no se dieron los resultados y es que además tuvimos problemas con jugadores que no pudieron estar como Pedra, que iba para el primer equipo y luego lo inscribieron en el filial, Duma que llegó muy tarde o Anderson Arroyo, que hasta estos días no ha podido jugar por problemas de documentación y está en Inglaterra solucionando ese problema. Hemos trabajado mucho en silencio pero en la Segunda B se compite muy bien y lleva su tiempo adaptar a tanto jugador de fuera, que además tiene que venir y mientras se adapta competir y ganar.

–Pero durante estos meses ha sido paciente con los retrasos de la llegada de los jugadores...

–Yo entendía que con la situación del COVID la llegada de los extranjeros dependía de los ministerios y de los países y no del club que hizo todos los papeles cuando tocó. Esos meses había otras prioridades antes que el fútbol con la grave situación que hay en la sociedad con paro, ERTEs y demás. Que los jugadores llegarán más tarde lo veía secundario con lo que estábamos viviendo por eso no me quejé.

–La plantilla vuelve a estar mal confeccionada... ¿qué ha pasado?

–Cuando fichas a 17 jugadores es muy difícil no equivocarte. Vienen de países donde el fútbol es totalmente diferente al español y para adaptarse tienen que ser muy fuertes mentalmente. La Segunda B es muy fuerte, se juega a un gran nivel y los jugadores españoles que llevan mucho tiempo en la categoría saben muy bien competir. El resto de equipos con tantos jugadores nacionales saben y están más acostumbrados a la categoría. A todo esto hay que sumarle que hay jugadores que venían de seis meses parados por el virus al tener que estar en un apartamento viviendo y no tenían cómo entrenar.

–Pero cuando llegó ya sabía que Manuel Lovato y la paciencia con los técnicos es muy limitada...

–No pensé eso. Vine ilusionado y queriendo ser positivo pero en los proyectos no siempre los cuerpos técnicos tienen la culpa de todo. Hay que profundizar más. Tuve un gran grupo de trabajo pero por errores individuales que nos costaron puntos no salió nada. En Riazor perdemos en el 91, ante el Coruxo ganamos y con el Guijuelo fue todo mal. Contra el Racing de Ferrol si el partido se empata no hubiera pasado nada pero acabamos perdiendo y ayer en el 89. Tendríamos un par de puntos más y no hubiera pasado esto. Con los errores individuales de algunos jugadores se te va quitando la ilusión y el jugador mentalmente se va viniendo abajo. De todos modos, tuve los medios necesarios en el día a día para poder trabajar y no supe sacarles partido.

–¿Qué le pasa al Salamanca que año tras año invierte dinero en proyectos ambiciosos y todos acaban mal?

–Le puede estar pasando al Salamanca lo que le sucedió al Oviedo que llevaba 12 años en Segunda B y nunca conseguía subir. Había futbolistas que cuando fallaban un pase eran pitados y no aguantaban esa presión. El Oviedo tras muchos años se dio cuenta de eso y fichó a jugadores de Segunda y que tuvieran esa personalidad para superar esa presión de un entorno muy exigente como es el del Salamanca.

–Los impagos, presentes en el cantera y extrabajadores del club, también han llegado a la plantilla...

–Sí, Manuel Lovato nos dijo que estaba en ello y nos dijeron que estos días se solucionaría y cobraríamos los atrasos.

Ver Comentarios
Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png