14 diciembre 2019
  • Hola

El Guijuelo no puede sorprender al líder (2-0)

Los chacineros aguantaron durante la primera parte, pero fueron superados en la segunda

01 dic 2019 / 20:16 H.

El Guijuelo no pudo sorprender al líder y se fue de vacío de Las Gaunas ante un UD Logroñés que fue más eficaz ante la portería aunque finalmente con un marcador excesivo. Tuvo sus opciones el Guijuelo aunque reaccionara demasiado tarde y generara pocas ocasiones de gol en un encuentro en el que se aplicó mejor en tareas defensivas que ofensivas. Jugó con seriedad el equipo de Sánchez, pero no fue suficiente

Comenzó el partido con los dos equipos dispuestos a querer ser protagonistas, con fútbol de sobra para generar juego. El equipo de Ángel Sánchez salió con impronta ganadora pese a la entidad de su adversario. No especularon los chacineros y a los ocho minutos la primera incursión clara a cargo de Luis Lara concluyó con un centro que no pudo alcanzar Cristóbal. Tenía más el balón el equipo riojano, que lo hacia circular con sentido y criterio aunque no encontrara la manera de superar las líneas de un compacto Guijuelo, muy atento a las ayudas y con pocas pérdidas. La presión que ejercía el Guijuelo neutralizaba las ideas de los riojanos, que pese a su juego aseado y simétrico no conseguían crear peligro en el área salmantina.

Lo intentó el UD Logroñés con un disparo desde la frontal que se le fue alto a Olaetxea. Y no fue hasta la media hora de juego cuando intervino Guillermo por primera vez para al detener en dos tiempos un disparo de Rubén. También probó el equipo riojano el recurso del balón parado, con dos lanzamientos de falta con la bota de Iñaki que sin embargo no encontraron rematador y si la anticipación de la defensa chacinera. Por contra, del equipo de Sánchez apenas había registros ofensivos, concentrados cómo estaban en aplicarse en defensa. Se llegaba al descanso con el empate inicial y el balance del buen trabajo defensivo, pero restaba más ambición ofensiva a desarrollar en la segunda parte.

Tras el descanso y como era de esperar, el Guijuelo dio un paso adelante y suya fue la primera oportunidad con un disparo desde la frontal de Dani Hernández que llegó manso a Miño. Pero el equipo de Sánchez reclamaba mayor protagonismo y más contacto con el balón sin menoscabo de su seguridad defensiva. El Guijuelo seguía jugando de tú a tú al líder a la espera de encontrar más brillo en su desempeño. Por momentos se notó la ausencia de Carlos Rubén y algo más de protagonismo en las bandas, donde el equipo se mostró poco profundo.

Pero cuando mejor estaba el Guijuelo llegó el gol de la UD Logroñés al aprovechar con oportunismo Lander Olaetxea un rechace de Guillermo a un remate inicial de Vitoria y después de que el equipo fallara defensivamente permitiendo al jugador del Logroñés rematar a placer. El gol no hacia sino más que acentuar la necesidad de que el Guijuelo sacara de una vez su repertorio ofensivo ya sin miramientos. Había que buscar el empate pero a punto estuvo de llegar el segundo de los riojanos con un remate picado de Vitoria que se marchó desviado. El turno de réplica para el Guijuelo llegó con un tiro lejano, demasiado lejano y con poca convicción de Adrián Cruz que detuvo sin problemas Miño. Miró al banquillo Sánchez y buscó el primer revulsivo con la entrada de Carmona por un intrascendente Fekir sin variar el dibujo táctico. Poco después era el turno de Sikorski en lo que era un cambio más arriesgado y apostando por una variante más ofensiva con veinte minutos por delante, aunque no hubo síntomas de mejoría en la estrategia atacante, lastrado por su querencia defensiva frente a un Logroñés que seguía llegando y que de nuevo tuvo el 2-0 en las botas de Vitoria. Le costaba soltarse al Guijuelo, que tuvo su oportunidad en un remate de Sikorski que atrapó Miño. Más clara sería la de Iván Pérez, cuyo remate de cabeza a la salida de un córner salió fuera por muy poco en unos últimos diez minutos en los que el Guijuelo se quitó las cadenas para jugar abiertamente al ataque, aunque comportara riesgos.

Y así fue, porque en el último minuto sentenciaba la UD Logroñés con un gol de Javi Álamo tras una brillante acción personal que ya no dejaba ninguna opción al equipo salmantino, que pese a la derrota lo hizo con la cabeza alta.