15 diciembre 2019
  • Hola

Al Guijuelo se le escapa de nuevo la victoria (2-1)

El conjunto chacinero ya acumula nueve jornadas sin vencer | Fekir se ha estrenado como goleador pero poco después se marchó lesionado de la que por el momento se desconoce la gravedad

17 nov 2019 / 21:25 H.

No hay manera. Ya son nueve las jornadas sin vencer que acumula un Guijuelo anclado en las posiciones de descenso con apenas nueve puntos en su casillero. En un encuentro marcado por el pésimo estado del campo del Stadium Gal a causa de las lluvias, los de Ángel Sánchez reaccionaron bien al tempranero tanto de Sola, pero cuando habían logrado lo más complicado, empatar, vieron cómo los vascos no tardaban en deshacer las tablas. Yassin Fekir se estrenó al fin como goleador pero al final de poco sirvió. La primera parte había sido vasca, pero la segunda fue chacinera y el público de Gal se fue con la sensación de que los salmantinos merecieron, como poco, un empate.

El partido era realmente complicado para los dos conjuntos por la gran cantidad de agua que cayó durante la semana sobre el Stadium Gal de Irún, y que siguió haciéndolo durante el encuentro convirtiendo el rectángulo de juego en un barrizal impracticable. Charcos, lodo, imposible rasear una pelota ayer en Irún.

Mucho más acostumbrado, el Real Unión salió bien al encuentro y pronto creó peligro ante un Guijuelo que bastante hacía con mantener la verticalidad. Estrada probaba en una incorporación al ataque a los cinco minutos con un lanzamiento que se marchaba por encima del travesaño, oportunidad que no era sino el preludio al primer gol de la escuadra txuribeltz, apenas sesenta segundos más tarde.

Una fenomenal combinación del ataque de los guipuzcoanos la llevaba Eneko Eizmendi, con centro al área que dejaba pasar el ariete Galán para que el cuero llegara franco a la posición de Yoel Sola, que no desaprovechó la tesitura para enviar al fondo de las mallas el uno a cero.

Una vez conseguido lo más complicado, que era marcar una diana pronto, antes de que el campo ya se pusiera absolutamente imposible, el Real Unión bajó un poco el ritmo mientras el Guijuelo trataba de reaccionar. Pero el encuentro era una dura pugna en la medular, buscando unos y otros sacar algo de la nada a partir de balones en largo. Los dos porteros pasaban del todo desapercibidos y los minutos se consumían en esa lucha en la medular.

Hasta el minuto 36 de partido no llegaría el primer disparo a puerta del Guijuelo, en un intento de Pablo Espina que detuvo con seguridad Irazusta. Poco antes, el hermanísimo Fekir no había llegado al remate por muy poco después de una buena entrada por banda diestra de Iván.

A los 43 minutos, en la última oportunidad del primer periodo, rozaron el dos a cero los irundarras cuando tras una buena entrada por la izquierda, el disparo de Eneko Eizmendi le salía bastante flojo con el meta Guillermo ya batido, dando tiempo a Jesús Muñoz a salvar bajo los palos.

La segunda parte fue más complicada. Llovió muchísimo, incluso con rachas de granizo, lo que dejó el campo encharcado, complicadísimo. Pe aún así, los primeros 20 minutos fueron del todo visitantes. Se amoldó mejor el Guijuelo, que salió a buscar el empate. Ya en el 49 avisaba Yassin Fekir con un disparo que atrapaba con seguridad Irazusta, y a los 51 Pablo Espina a punto estuvo de empatar. El delantero de los castellanos se quedó delante de Irazusta, cruzó bien su disparo y cuando ya se cantaba el gol fue al palo. Al cuarto de hora, este gran juego de los de Ángel Sánchez encontraba al final su premio en el uno a uno, fallo defensivo de los vascos que aprovechaba Fekir para empatar.

Pero la alegría no duró mucho en el conjunto salmantino. Y es que, cuando las cosas quieren salir mal, salen mal en las desgracias y la casa del pobre. Jugada parecida al gol del Guijuelo, fallo defensivo de los visitantes y Eneko Eizmendi que acababa marcando.

Con ese 2-1 en todo lo alto el Real Unión retrocedió varios metros defendiendo su renta. El Guijuelo buscó la suerte del dos a dos, pero cada vez era más complicado jugar en un terreno lleno de charcos donde sólo se podía progresar a través de balonazos en largo.

Fekir se iba lesionado y Carmona, que había entrado de refresco, lo intentaba con un chut de rosca que no encontraba el premio. También Sikorski tenía sus minutos sobre el charco del Stadium Gal, pero no hubo manera y los mil balones a la olla no hallaron la recompensa de un cabezazo o una segunda jugada. Los txuribeltz supieron defender su renta y se llevaron el gato al agua. Más agua que nunca, pobre felino. Al final, méritos para conseguir un punto pero los vascos supieron sacar provecho de dos chispazos para vencer.

LA FICHA

Real Unión: Irazusta (2); Estrada (2), Telis (2), Azkoiti (2), Garrido (2); Ekhi Senar (3), Cárdenas (2), Larrucea (2); Yoel Sola (3) (Galarza, 2, min. 69), Eneko Eizmendi (3) (Aranzabe, sc, min. 86), Galán (2) (Etxaburu, 2, min. 69).

CD Guijuelo: Guillermo (2); Iván (2), Jonathan (2), Jesús (2), Dani Hernández (2); Luis Lara (2) (Jordi, sc, min. 86), Adri Cruz (2) (Sikorski, 2, min. 71), Carlos Rubén (2), Fekir (2) (Carmona, 2, min. 64); Cristóbal (2), Pablo Espina (3).

GOLES: 1-0 (6´): Yoel Sola. 1-1 (60´): Fekir. 2-1 (64´): Eneko Eizmendi.

ÁRBITRO: Leo Ollo (Colegio navarro). Tarjetas amarillas a los locales Garrido, Larrucea, Sola y Cárdenas; y al visitante Iván.

CAMPO: Stadium Gal. 1.000 ESPECTADORES. Mucha lluvia, barro, campo imposible.