Borrar
Uno de los árbitros, cuya edad no supera los 18 años, durante uno de sus encuentros. LAYA
El fútbol base de los colegiados salmantinos

El fútbol base de los colegiados salmantinos

Pablo, Samuel e Iker son tres jóvenes árbitros en etapa de formación

J. García

Salamanca

Martes, 30 de abril 2024, 17:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El fútbol base no solo forma a posibles futuros talentos del balón, también, a algunos colegiados que desde bien jóvenes eligen llevar el control de los partidos para porqué no, llegar también a la primera categoría del fútbol español.

Es el caso de Samuel García, Iker González y Pablo Sánchez tres colegiados cuya edad entre los tres no pasa de los 45 años. Los tres árbitros son solo algunos nombres de la lista de colegiados menores de edad que forman parte del Comité Técnicos de Árbitros de Salamanca. Igual que los protagonistas de este deporte, los tres colegiados comparten un amor incondicional por el fútbol y, aunque todos cuentan bajo la misma línea su incorporación al arbitraje, cada uno protagoniza su propia historia. «En mi caso siempre he estado ligado al fútbol desde bien pequeño. Pero llega un momento que crees que no podía dar más- sonríe- y el paso a juveniles era un cambio grande», inicia Pablo Sánchez, que a los 17 años vive su primera temporada. «No quería dejar de jugar al fútbol porque me gusta y es una pasión. Así que decidí meterme en el mundo del arbitraje para seguir activo», añade.

Sus compañeros coinciden en la idea de no querer dejar el fútbol, y para ello el arbitraje es una salida ideal al mantener viva dicha llama. Y sí, se trata de jóvenes que también se encuentran en su etapa de formación ya que, «al igual que sus hijos se pueden equivocar porque con 14 años deben aprender, también los árbitros de esa misma o similar edad deben tener el derecho a aprender», explica una de las progenitoras que más de una vez ha tenido que aguantar vejaciones hacia su hijo estando en la grada.

«Para mí, la mayoría de días son normales y sin apenas protestas, pero, es cierto que vivir una mala situación te puede llegar a marcar, y sí he vivido alguna», explica García, que tan solo cuenta con 14 años. A lo que añade, «cada partido aprendemos para ir cometiendo los menos fallos posibles, aunque a veces parece que la gente lo tiene que pagar con alguien y es con nosotros», zanja. En ese sentido, Iker González admite que muchas de las veces la gente protesta sin tener un conocimiento del reglamento lo que hace «que tú seas el malo si o si». Ahora bien, aunque los jóvenes hayan vivido escenas que para muchos con esas edad sería impensables, los tres protagonistas coinciden: «seguiremos por ellos y por nosotros».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios