15 diciembre 2019
  • Hola

El único club salmantino que no cobra a los niños por jugar al fútbol

El Castellanos de Villiquera es el único club de la base que no cobra nada por jugar federado: cuenta con dos equipos, uno alevín y otro benjamín | La UD Santa Marta y el Unionistas superan, de media, los 500€ de cuota

22 oct 2019 / 19:15 H.

El Salamanca UDS ‘rompió’ la baraja de las cuotas esta pasada pretemporada: “80 euros por niño; equipaciones gratis”, puso sobre la mesa el club del Helmántico —de El Tori, en el caso de la base—. Una falla tectónica con respecto a los otros grandes clubes de la cantera de Salamanca: la UD Santa Marta y el Unionistas superan, de media, los 500 euros por jugador —el conjunto que preside Miguel Ángel Sandoval establece, por ejemplo, para este curso tres tipos de cuotas: 465 para los jugadores que continúan, 525 el denominado pack medium y 585 el premium—. Un abismo entre un modelo y el otro. Entre medias, todos los demás: con sus 222 euros de media (ropa de entrenamiento en propiedad arriba, sudadera, mochilas y viajes abajo)... Salvo una excepción —o dos: equipo alevín y equipo benjamín—: el Castellanos de Villiquera. En La Acera surge el “milagro” del fútbol gratis federado: “Creo que es un milagro, porque lo que veo que se cobra, salvo en contadas excepciones, por jugar en Salamanca es un precio que creo que es un gran esfuerzo para las familias”, apunta Marce Valle, el presidente del club.

Pese a lo que pueda parecer no hay “ingeniería matemática” que valga: “Las cuentas son las que son: su ropa para jugar, su ropa para entrenar y los reconocimientos médicos, como cualquier otro club. Solo hay que poner interés en buscar la ayuda de un patrocinador que te financie el textil, más la pequeña subvención que recibimos del Ayuntamiento con la que financiamos el resto nos dan las cuentas para que los niños no tengan que pagar nada por jugar... Llevamos así desde que nacimos, no es nada nuevo, ni una promoción de ahora. Siempre hemos sido así”.

Marce Valle: “No cobramos, si lo hiciéramos desapareceríamos”

El Castellanos de Villiquera es un club de este siglo —nació en el año 2000—. Y desde que disputó su primer partido de liga la filosofía es la misma: “No hay por qué cobrar para jugar”, dice Marce Valle. “Hay otras vías que te permiten hacerlo”. “Es verdad que un gran club hay que gestionarlo de otra manera, pero un club como el nuestro, que somos muy poquitos se pueden llegar a hacer. Esta temporada somos 22 niños y tres entrenadores”, explica antes de exponer la otra cara de la moneda: “Teniendo en cuenta cómo está la situación, que estamos a ocho kilómetros de Salamanca, y ni aun así enganchamos a los niños para jugar, si cobráramos creo que desapareceríamos. Y es una verdadera pena, no solo porque se pueda jugar sin que a las familias les cueste un solo euro, sino porque además el campo que tenemos [La Acera] es una instalación elegante, en la que no hay problemas de espacios ni para entrenarse como vemos que pasa en Salamanca capital, por ejemplo”.

La política del “gratis total” no solo se aplica a los niños que viven en el propio Castellanos de Villiquera: “Aquí todos los niños juegan gratis; el club, evidentemente, tiene chiquillos del pueblo, pero también de otros de al rededor que quieren jugar federados y no tienen cómo. ¡Y hasta niños de la capital tenemos!”. “Las cuentas también salen”, apunta el presidente en un momento dado, “porque al margen de las ayudas del Ayuntamiento y de los patrocinadores, también está el hecho de que los tres entrenadores que tenemos, Ibán (que entrena al benjamín que milita en la Tercera ‘grupo 2’), Víctor y Javier (que hacen lo propio en el Tercera alevín ‘grupo 3’, no perciben ningún tipo de ayuda económica como pasa en otros sitios, les estamos muy agradecidos porque son chicos del pueblo que están comprometidos con el equipo y porque el club tire para adelante”, señala como dato final a destacar.