17 septiembre 2019
  • Hola

El fútbol 7 salmantino se defiende del cuarto gol del Liverpool al Barcelona: “A estas alturas ningún equipo alevín pierde de vista al balón”

El gol de las semifinales de Champions se ganó un calificativo unánime: “Es un fallo de alevines”

15 may 2019 / 09:35 H.

Minuto 79 del choque de vuelta de las semifinales de Champions en Anfield: Arnold caza al Barcelona mirando al limbo mientras se prepara para defender el córner, el balón raso vuela de improvisto hacia el corazón del área culé... Origi hace el cuarto tanto que culmina una remontada para la historia y mete al Liverpool en la final del Metropolitano. La acción clave para la eliminación del Barcelona se gana el calificativo unánime: “Es una acción de alevines”.

La categoría se defiende con ‘uñas y dientes’: “Fue lo primero que vinieron contando los niños al día siguiente cuando íbamos a entrenar, que ese gol a nosotros no nos lo metían”, apunta Raúl de Arriba, entrenador de los alevines del Salamanca UDS. La actitud sobre el terreno de juego es parte del ‘ABC’ del fútbol: “No perder de vista al balón es la primera lección que les enseñamos en los entrenamientos”, apunta el veterano Coque, que este fin de semana lograba su séptima Primera división alevín de manera consecutiva con la UD Santa Marta.

La voz de la experiencia: “En nuestras categorías la táctica no es lo más importante, pero siempre hay quién le saca mucho partido, por eso todos los equipos enseñamos directrices básicas para evitar que te caiga un gol de estos tontos como el del Barcelona; una jugada muy típica es que un niño toca el balón levemente, nosotros nos quedamos pensando que no lo ha hecho, llega un segundo jugador suyo y nos la lía... Así que para evitar eso todos incidimos en lo mismo: atentos al balón siempre”, desarrolla Coque la teoría que frena el gol de Origi en el fútbol alevín de Salamanca.

De Arriba aporta más luz a la manera en la que se preparan este tipo de jugadas de estrategia en los equipos de base: “La clave de todo está en la concentración, si el equipo está a lo que tiene que estar, y no a mirar al padre, estos goles no llegan nunca. Nosotros insistimos mucho en eso, en que el balón es lo más importante. Luego, defender un córner de este tipo se lo saben de memoria desde la misma pretemporada porque lo machacamos mucho, así que imagínate a estas altura de curso... Estas jugadas no tienen más miga que ubicar el ataque del adversario, mirar balón y estar centrados de cara a partería”.