17 agosto 2022
  • Hola

Los agricultores tendrán que elaborar un plan de abonado

El objetivo del Ministerio es disponer de un marco de acción que permita mantener o aumentar la productividad de los suelos además de reducir el impacto ambiental

Madrid /
02 may 2022 / 16:23 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Una nueva sección de “fertilización” en el cuaderno de explotación y un plan de abonado obligatorio (salvo para ciertas unidades de producción) son dos de los principales requisitos que figuran en el nuevo proyecto de Real Decreto sobre nutrición sostenible de los suelos agrícolas, que el Ministerio de Agricultura (MAPA) ha sometido a consulta pública hasta el próximo 5 de mayo.

El objetivo de esta disposición es disponer de un marco de acción que permita mantener o aumentar la productividad de los suelos agrarios al tiempo que se reduce el impacto ambiental de la aplicación de productos fertilizantes y otras fuentes de nutrientes o materia orgánica.

El texto recuerda que la estrategia comunitaria “de la granja a la mesa” impone unos objetivos ambientales muy ambiciosos, como el de reducir, al menos, a la mitad las pérdidas de nutrientes, sin deteriorar la fertilidad del suelo. El proyecto señala que, aunque ya se aplican normas dirigidas a ello, se considera necesario un marco general aplicable a nivel nacional “para conseguir, regulando un aporte sostenible de nutrientes en los suelos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros gases contaminantes, en especial el amoniaco, evitar la contaminación de las aguas, tanto superficiales como subterráneas, preservar y mejorar las propiedades biológicas de los suelos agrarios, potenciando su manejo como “suelos vivos”, evitar la acumulación de metales pesados y otros contaminantes en los suelos agrarios, y preservar la biodiversidad ligada a los suelos agrarios”.

Sección de “fertilización” y plan de abonado

Según el proyecto, las operaciones agrícolas encaminadas a aportar nutrientes o materia orgánica al suelo agrario se registrarán en una nueva sección de “Fertilización” del cuaderno de explotación. Este deberá recoger los datos relativos a la composición del suelo (para lo que se realizarán análisis al menos cada 5 años en el caso del regadío y cada 10 en secano), al aporte de fertilizantes, estiércoles u otros materiales y al agua de riego (composición, cantidad aportada). Asimismo, a partir del 1 de septiembre de 2024, los titulares de explotaciones deberán contar con un plan de abonado para cada unidad de producción de su explotación, aunque estarán exentas de esta obligación las unidades de producción que no superen las 10 hectáreas de superficie, siempre que sean de secano o estén dedicadas únicamente a pastos o cultivos forrajeros para autoconsumo. A la hora de elaborar el plan se tendrá en cuenta el volumen de agua de lluvia de la zona y los recursos hídricos disponibles. También detallará cuándo se van a aportar los distintos nutrientes, el tipo de abono y la forma de aplicación y describirá las medidas para reducir las emisiones de amoníaco y de gases de efecto invernadero.

Limitaciones

Por otro lado, de acuerdo con el proyecto, estará prohibido aplicar fertilizantes en terrenos helados o cubiertos de nieve, hidromorfos o inundados mientras se mantengan esas condiciones (excepto en los suelos inundados para el cultivo del arroz). Además, habrá ciertos períodos en los que estará prohibido el aporte de fertilizantes nitrogenados, dependiendo de los cultivos. El texto prohíbe el uso de productos fertilizantes a base de carbonato de amonio, establece limitaciones al uso de la urea, incluye instrucciones respecto al apilamiento temporal de estiércoles y otros productos fertilizantes y regula el aporte de metales pesados.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png