14 julio 2020
  • Hola

Esperanzador inicio de la cosecha en Salamanca

Las primeras cebadas recogidas en la zona de Cantalapiedra dejan producciones de entre 4.000 y 6.000 kilos por hectárea, superiores a un año normal

17 jun 2020 / 20:01 H.

La cosecha ha tenido un inicio esperanzador, con producciones equiparables a un año bueno que en la zona de Cantalapiedra, la más madrugadora, se traducen entre una producción de 5.000 y 6.000 kilos por hectárea de cebada, nada que ver con lo que ocurrió hace justo un año. Entonces la que entonces fue una “minicosecha” se inició en los términos de Peñaranda y Aldeaseca de la Frontera con producciones medias próximas a 1.000 kilos por hectárea. En Cantalpino, donde también ha comenzado la cosecha, las medias son dispares aunque próximas a los 4.000 kilos por hectárea, lo que en el municipio sería también una cosecha considerada “buena”.

A pesar de las cifras iniciales aún no son muchos los agricultores que se animan a cosechar por la humedad porque la consideran excesiva y no desean dejar la cebada en la era. Es allí donde se encuentra ahora gran parte de la producción cosechada en Cantalapiedra desde el pasado jueves, que fue cuando los primeros productores iniciaron la recolección.

Durante esta semana comenzarán también a cosecharse parcelas de otras localidades, como Tordillos o Peñarandilla, y será la próxima cuando los encargados de cosechar, como Juan Pablo Herrera, creen que se generalizará ya la recolección. “De momento los días tan frescos no nos han permitido aprovechar bien”, señaló. Precisamente las lluvias y el frío de los últimos días es lo que creen muchos agricultores que ha podido perjudicar a la cebada, aunque no así al trigo. No obstante, el temor sigue en las tormentas que, como ayer, descargaron granizo en Arcediano, en plena Armuña.

Se parte de un año 2019 catastrófico, con una producción de grano de 221.346 toneladas por hectárea en Salamanca, inferior en un 40% a la media de los años 2014-2018 (370.088).