Borrar
Centro de telecontrol del regadío de La Maya. ARCHIVO
En el aire la instalación de placas solares en el regadío de La Maya

En el aire la instalación de placas solares en el regadío de La Maya

La comunidad de regantes, primera de Salamanca que iba a dar el paso, tenía previsto utilizar seis meses la luz y vender la restante | La Junta no contempla esa posibilidad

Jueves, 28 de abril 2022, 19:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El primer proyecto de instalación de placas solares en una comunidad de regantes de Salamanca está ahora mismo en el aire porque el proyecto remitido por la Junta de Castilla y León no contempla, y así lo querían los agricultores, la posibilidad de que puedan vender la electricidad obtenida en los seis meses en los que no hay riego. Ahora mismo la Junta, a través del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León -ITACyL- estudia de nuevo el proyecto para dar una respuesta a la demanda de esta comunidad pero, en principio, no está previsto que la electricidad tenga un fin diferente al de autoconsumo.

El coste de la instalación es de 1,8 millones de euros, abonados al 50% por la Junta de Castilla y León y la comunidad de regantes, de ahí que los agricultores esperen la respuesta del ITACyL para tomar una decisión. “Es una pena que usemos la luz 6 meses y que los otros no podamos sacarle partido a la instalación. Si no se puede verter a la red, habrá que pensárselo porque no podemos quedar peor de lo que estábamos. A lo mejor hacemos un proyecto por nuestra cuenta, no sabemos”, señaló José Antonio Alonso, presidente de la comunidad.

La intención de La Maya era dar el visto bueno al proyecto de la Junta -porque pensaba que incluía la posibilidad que quieren- para haber iniciado la instalación de las placas en marzo y así regar ya a finales de esta campaña. Habían adquirido ya en Encinas de Arriba una parcela de 4 hectáreas situada junto a la estación de bombeo donde se instalarían las placas. El proyecto, que se retrasó por la pandemia, dio sus primeros pasos en 2019 cuando la Junta de Castilla y León -con la entonces consejera Milagros Marcos- firmó el convenio con esta comunidad de regantes pionera en Salamanca para el uso de energías alternativas. Entonces la Junta estimó que supondría un ahorro de energía de 67.000 euros al año y la reducción de 820 toneladas al año de dióxido de carbono. De esa inversión se beneficiarían los 370 regantes de la comunidad de 2.271 hectáreas.

Ahora mismo hay otras comunidades en Salamanca que han mostrado interés por instalar placas solares para la producción de energía destinada al riego. La que más pasos ha dado en este sentido es la de La Armuña, pero también Vegas del Almar ve esta opción. El estudio realizado por el ITACyL apunta a que es rentable.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios