Borrar
Antonio Nieto, en su granja de Santiz INSTAGRAM
El ganadero salmantino más joven con vacas de leche: “Hay que tratar bien a la gente del campo”

El ganadero salmantino más joven con vacas de leche: “Hay que tratar bien a la gente del campo”

Tiene 23 años y nunca pensó que trabajaría en la granja familiar, pero ahora le apasiona

Miércoles, 22 de marzo 2023, 18:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Se llama Antonio Nieto, tiene 23 años, y está encantado de ser ganadero con vacas de leche, aunque nunca pensó que ese sería su sueño pese a haberse criado en la explotación. Antonio estudió Bachillerato, superó la prueba de Selectividad, e inició un módulo de FP, pero no resistió más de 3 semanas. Como le gusta trabajar, comenzó en hostelería y pese a que la experiencia de tres meses reconoce que fue “muy buena”, ahí es cuando empezó a darle vueltas a la idea de volver al pueblo y trabajar.

Hizo mientras trabajaba un curso sobre gallinas y al acabarlo tuvo que dejar, pero a la fuerza, la hostelería porque operaron a su madre y tuvo que volver al pueblo para sustituir a su madre en la granja familiar. “Dejé claro desde el principio que era algo provisional”, explica Antonio. “Pero me empezó a gustar cuando tuve responsabilidad; me encargaba del ordeño, de la comida de las vacas y me fui metiendo en todos los ámbitos”, cuenta. “Antes para mí la granja era echar de comer, ordeñar y limpiar mierda, pero luego desde que me empezó a gustar estoy abierto a aprender todo lo posible y ya hice, por ejemplo, un curso de inseminación artificial”. Ahora su objetivo es, cuando tenga algo más de tiempo, aprender a llevar la contabilidad de la explotación, algo de lo que ahora se ocupa su padre.

Para buscar ese ansiado tiempo libre, el primer paso que dio su padre, Pedro, una vez que conoció que su hijo quería quedarse en la explotación ganadera fue mejorarla en lo posible. Invertir en ella, a pesar de que cuando lo hizo los precios que cobraban por la leche apenas daban para compensar los costes. La primera inversión fue un robot de limpieza que Antonio recuerda que le quitó ya dos horas de trabajo.

Hace unas semanas lo que han estrenado son dos robots de ordeño que le evitan a Antonio tener que levantarse todos los días a las 5 de la mañana a ordeñar. Con ir a las 8 ahora le basta. Y de dedicarle tres horas por la mañana a esta labor y otras tantas por la tarde, ha pasado a estar ocupado solo hora y media pero porque aún tiene que estar pendiente de que algunas de las vacas entren en el robot. “Al final de todas formas estás todo el día”, y reconoce que solo ha descansado uno desde hace un año.

Aún así, Antonio reconoce que no le cuesta ir a trabajar porque le gusta. Le molesta no poder disfrutar de la fiesta como sus amigos, o madrugar días festivos, pero es algo que tiene ya asumido. Ahora su objetivo es mantener el mismo número de vacas -tienen unas 120- y crecer solo si es necesario para que la explotación ganadera sea rentable. Quiere trabajar con el mismo número de vacas pero “cada día mejor, superándote”, y ahora cuenta con la ventaja de los robots, que le indican todos los datos de la leche que producen las vacas.

Este ganadero está convencido de que existiría relevo en el campo si se dieran tres condiciones: la primera, explica, “que se tratara bien a la gente y no se aprovecharan de ellos”; la segunda, “si los niños supieran lo que es el campo, porque cada vez hay menos que hayan visto cerdos, ovejas o vacas”; y la tercera, “si se eliminara aquello de que quien se queda en el pueblo no vale. Ahora mismo no se puede hacer una idea la gente de lo difícil que es ser ganadero”.

Él lo explica a través de instagram, con su cuenta de “granja Picancillo”, en la que Antonio cuenta su día a día. Es su contribución a que la ganadería perdure. Es ahora tal su pasión que tiene claro que solo dejaría su ganadería de vacas de leche si le abandonara la salud o la granja no fuera rentable. Lo segundo no le preocupa: su padre es su maestro para superar situaciones difíciles.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios