23 septiembre 2020
  • Hola

Unión de La Fuente de San Esteban alrededor del marrano

Heraclio Rodríguez exalta en el pregón de la V Fiesta de la Matanza Tradicional el espíritu de la celebración y la necesidad de trasmitir las antiguas labores a las nuevas generaciones

30 dic 2019 / 19:07 H.

La matanza del cerdo era en los pueblos mucho más que una labor necesaria para el sustento de las familias durante el año, si no que se convertían esas jornadas en auténticas fiestas en las que todo el pueblo participaba y este es el espíritu que queremos dar a la celebración actual”, destacó este sábado el alcalde de La Fuente de San Esteban, Manuel Rufino García, en la apertura de la V Fiesta de la Matanza Tradicional.

Incluida la celebración en el calendario de la Diputación provincial de Salamanca, la ancestral tradición arrancó con el desayuno de perrunillas y aguardiente mientras se procedía al chamuscado del marrano en la plaza del Mercado y el posterior raspado antes de pasar al despiece.

Expertos matanceros de la localidad dieron buena cuenta del marrano, preparando las carnes tanto para las asaduras como para los embutidos, mientras a la lumbre de encina se iban friendo los tocinos que se ofrecieron a vecinos y visitantes.

A las doce del mediodía la música de la gaita y el tamboril del grupo de bailes charros de La Fuente de San Esteban anunció la llegada del pregonero de la V Fiesta de la Matanza, Heraclio Rodríguez, acompañado por el alcalde, Manuel Rufino García.

En “recuerdos de un día de matanza”, el pregonero ensalzó la fiesta que “para los niños de hace ya unas décadas tenía la matanza, una jornada en la que incluso se nos permitía no asistir al colegio para echar una mano en las faenas”.

Heraclio Rodríguez destacó que “la matanza del cerdo era un trabajo que se hacía de muy buena gana porque aseguraba tener alimentos de muy buena calidad durante todo el año, al tiempo que unía aún más a las familias y vecinos que colaboraban en las labores”, señalando que “de ahí la importancia de que esta tradición aunque convertida en fiesta se mantenga para que los más pequeños que no tuvieron la oportunidad de vivirlas antaño conozcan de primera mano en qué consistían”.