19 septiembre 2020
  • Hola

Senderismo por el campo charro en primera persona

El caminante podrá disfrutar de la espectacular biodiversidad de la zona

29 jul 2020 / 20:55 H.

Esta mañana me he levantado temprano, ¡antes del amanecer! Ahora en verano da gusto salir de casa con una temperatura de 15º C. Me he acercado en coche por la Autovía A62 hasta el pueblo de San Muñoz, un lugar situado en lo que podemos considerar el centro geográfico del campo charro, un enclave que reúne en su municipio una rica variedad y diversidad de ecosistemas representativos de la provincia, a lo que se une la comodidad y facilidad para realizar senderismo y paseos ornitológicos. Estas tierras están bañadas por el río Huebra, que discurre a escasos metros del casco urbano, atravesadas por la cañada Real de Extremadura y rodeadas de abundantes encinas y campos adehesados de cereales.

Mapa de la ruta en la que se puede apreciar magnificas aves.
Mapa de la ruta en la que se puede apreciar magnificas aves.

Unos amigos me habían hablado de esta ruta poco conocida aún, en la que el caminante, y en mi caso también mi perro, puede disfrutar de esta ruta de senderismo de 17,6 km, así como de su rica biodiversidad.

He dejado el coche en la Plaza Mayor del municipio y después de hacer algunas fotografías del Ayuntamiento y de la Iglesia Parroquial de San Juan Bautista, he salido a la cañada por la carretera que va a Boadilla. El camino tiene tres partes:

1. Recorrido por la cañada en dirección a Extremadura y la dehesa de encinares. El mantenimiento de la actividad ganadera tradicional ha permitido conservar un paisaje de dehesa o bosque formado por robles, encinas y matorrales. Sumado a la existencia de la cañada real, hoy Camino de Torres Villarroel, San Muñoz cuenta con una red extensa de caminos libres de obstáculos, lo que permite dar largos paseos en los que podemos ver abubillas, carboneros o alcaudones, pero son las aves rapaces las más visibles como: milano real y negro, busardo ratonero, elanio común, aguililla calzada, culebrera o los habituales buitre leonado, negro y alimoche.

2. Recorrido por las tierras de cereales. Difícil de separar de la dehesa, las tierras cerealistas permiten disfrutar de las aves vinculadas a ellas. He podido ver y escuchar el canto de la tórtola europea en proceso de recuperación, la perdiz y la codorniz, y diversas aves de tamaño menor como tarabillas, cogujadas, escribanos y alondras de diverso tipo. Sin olvidar las grandes aves como son las avutardas, que a veces se dejan ver desde muy lejos.

El itinerario permite disfrutar del senderismo y ornitología. | PACO LUQUE
El itinerario permite disfrutar del senderismo y ornitología. | PACO LUQUE

3. Recorrido por la ribera del río Huebra. La tercera parte del recorrido la he hecho por el río Huebra, este río que nace en el pico Cervero, en la cercana sierra de las Quilamas. A su paso por San Muñoz, sus márgenes son un ejemplo de bosque de ribera donde crían el abejaruco y el martín pescador, y es el hábitat de la nutria y de los galápagos europeo y leproso. En su cauce es frecuente ver la garza real, el ánade real, el rascón europeo, la gallineta común o el zampullín chico. Hoy he visto varias especies, así como una cigüeña negra y una garza común.

Ha sido un agradable y cómodo paseo, con zonas de sombra en su recorrido, sobre todo en las partes primera y tercera. En esta última, la más próxima al río Huebra, podemos encontrar las aves asociadas a este bosque de galería y otras aves como rapaces o cualquier otra que se acerque a sus aguas para beber o bañarse.

Como he mantenido el paso constante, pero a un ritmo tranquilo, he tardado cuatro horas y media en completar el recorrido y llegar de nuevo a la Plaza Mayor. Un recorrido así hay que repetirlo en otras estaciones del año. Seguro que el camino no será el mismo, pues habrán cambiado los colores, los aromas y los sonidos de todas estas aves que me han acompañado esta mañana.