24 febrero 2021
  • Hola

Poldo, el zapatero y maestro de baile charro de Mogarraz que sigue en plena forma a sus 80 años

El conocido zapatero artesano y maestro del baile charro y las castañuelas añora impartir sus clases a los jóvenes, mientras espera que la pandemia pase rápido

Sin haber abandonado nunca su vida entre Mogarraz y La Alberca, el talento de este bailaor charro le ha llevado a multitud de lugares en los que le reconocen sin haber pisado nunca antes, y ha atraído a medios internacionales hasta su humilde hogar. Con ochenta años a sus espaldas, Leopoldo Hernández, conocido como “Poldo”, ya ha perdido la cuenta de la cantidad de premios, reconocimientos y recuerdos enmarcados que atesora y se siente aún lleno de energía, mientras se plantea dónde encontrará espacio para más recuerdos en sus paredes.

–¿Se ve a si mismo como un jubilado?

–A los cincuenta años tuve una operación muy fuerte de columna, estuve mucho en el hospital, y me dieron media pensión, pero con eso no tenía ni para empezar, así que empecé en la zapatería. Sigo haciendo calzado y recibo encargos, y además sigo bailando, y lo voy a seguir haciendo siempre. Y el calzado artesanal es algo que ya casi nadie hace. Tengo 80 años y en febrero cumpliré 81.

–¿Cómo ha sido su actividad como bailaor este verano teniendo en cuenta la situación de pandemia?

–He seguido teniendo actuaciones, ha habido siete. Hemos ido a Fuentes, a Villoria, Vitigudino, Lumbrales... Esto que hacemos es una cosa muy bonita. Todas las actuaciones siempre en espacios abiertos, claro. Ahora hemos parado el curso de castañuelas y los cursos de baile, no se han podido hacer por miedo a que se infectara algún niño.

–¿Diría que está usted en mejor forma que la mayoría de personas de su edad?

–Sí, sí... yo me encuentro muy bien. Mismamente hace poco unos chavales de Ciudad Rodrigo vinieron aquí a comer a Mogarraz, y me preguntaron los años que tenía. Y me dicen: “si no es posible Poldo, si estás muy bien, no puedo creer que tengas ochenta años”.

“Ahora con la pandemia dedico mi tiempo a hacer castañuelas, además de tocar la gaita y el tamboril, algo que prendí a tocar solo y que también enseño”

–¿Cómo ve la evolución de la pandemia de cara al año que viene y la temporada de fiestas?

–Estábamos aquí todos esperando a ver si podemos retomar y volver a dar los cursos, a ver si esto se corta un poquito, pero es que esto no para, no sé... Lo veo mal, y no creo que el verano que viene estemos ya bien. Esto va para largo creo yo.

–¿A qué dedica su tiempo ahora que no puede impartir los cursos de folclore?

–Estoy haciendo castañuelas, hago unas castañuelas preciosas, las tallo yo con diferentes tipos de madera, y me estoy dedicando a hacer eso, además de tocar la gaita y el tamboril, que es algo que yo aprendí a tocar solo. Yo enseñé a los chavales de La Alberca, que tocan muy bien, y a muchos chavales a bailar.

“Las chavalas de La Alberca lloraban este año cuando se suspendieron los bailes, yo siempre me encargo de organizar todo y de preparar a los jóvenes”

–¿Nunca ha deseado vivir en otro lugar más allá de La Alberca y Mogarraz?

–No, porque aquí estamos muy a gusto. Mi mujer es de La Alberca. Nos pasamos los veranos en La Alberca varios meses, dos o tres, cuando llega el calor nos subimos para allá. Además allí tenemos una bodega en la que hemos hecho muchísimas fiestas. Yo creo que la conocen todos los tamborileros de Salamanca. Nos hemos pasado allí unas fiestas muy pero que muy fuertes, de hasta cuarenta personas allí metidas.

–¿Echa usted de menos la fiesta, el jaleo y las multitudes, siendo bailaor charro?

–Pues este año por ejemplo las chavalas en La Alberca cuando no se pudo bailar, pues lloraban, porque se suspendió todo, y cuando hay que bailar a la Virgen yo preparo lo menos 45 personas, y lo organizo y preparo yo todo.

“Hace poco unos chavales no se podían creer la edad que tengo. Me dicen que estoy muy bien y pienso seguir bailando y haciendo lo que hago siempre”

–¿Qué es lo más destacado de la colección de pedacitos de su vida que luce con orgullo en casa?

–Pues tengo fotos con el Rey de hace dos años, recuerdo exactamente que quiso saludarme y dirigirme unas palabras. Estuvo en La Alberca dos o tres veces, y preparé un grupo de niños, al marcharse dijo: “tengo que despedirme de una persona que me tiene asombrado, de Poldo”. Tengo también un regalo que me hizo una desconocida, al final de una actuación, se acercó y me dio unas castañuelas, me dijo que tenía una tienda de música en Almería donde van a comprar castañuelas todos los artistas, hasta Lucero de Tena, y sin conocerme de nada me las quiso dar porque quedó impresionada. “No he conocido a nadie que toque las castañuelas como usted”, me dijo. Una vez hasta vino una televisión de Holanda a hacerme un programa. Recuerdo que entraron por la puerta de mi salón dos chavalas muy guapas que eran tan altas que casi no entraban por la puerta. Y el equipo estuvo aquí grabando todo lo que tengo. Conservo todas las cintas.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png