07 diciembre 2019
  • Hola

Monsagro cambia de párroco

Coincidiendo con el inicio de las fiestas del Cristo del Amparo, la parroquia de Monsagro cambia de sacerdote

13 sep 2019 / 12:38 H.

Las fiestas patronales del mes de septiembre de este año 2019, además de las celebraciones tradicionales, cuentan en su haber, con el cambio de titularidad en la parroquia, el párroco D. Joaquín Galán Pino, que se hizo cargo de la misma hace exactamente 19 años, también durante el transcurso de las fiestas del Cristo, del año 2000, se despide después de casi dos décadas al frente de ella. Lo sustituye D, José Efraín Peinado Hernández, ordenado en el mes de febrero, y que afronta la titularidad, como primer destino tras su ordenación sacerdotal, aunque compartido la misma, con los cercanos municipios de la Atalaya y Zamarra.

El doce de septiembre por la tarde, con la presencia de su Ilustrísima Don Jesús García Burillo, Obispo administrador apostólico de la diócesis de Ciudad Rodrigo. Ambos párrocos han concelebrado con él y tres párrocos más la eucaristía, una vez concluido el formalismo del firmado del acta de sucesión, don Efraín toma las riendas en exclusiva - aunque aun ha quedado pendiente, la celebración conjunta de la eucaristía de la subida del Cristo desde la ermita del día siguiente, es decir, el viernes 13 - y lo hace en fecha tan señalada, como la fiesta mayor de la localidad.

El inicio de la festividad, ha estado marcado por el cambio de párroco, ya que los vecinos de Monsagro con la corporación municipal al frente han querido despedir a Don Joaquín, ofreciéndole una placa conmemorativa por los 19 años transcurridos como titular de la parroquia, placa que le ha sido entregada al término de la celebración religiosa, un emotivo momento, seguidamente, el párroco saliente ha dado las gracias visiblemente emocionado. A la vez el pueblo ha dado la bienvenida al nuevo sacerdote, que se ha comprometido a hacerse cargo de la parroquia con entrega y entusiasmo, no en vano es, su primer curato como titular, lo que constituye todo un reto que afronta con ilusión, según sus propias declaraciones.

Al término de la celebración, el Obispo y el resto de párrocos no han desperdiciado la ocasión de visitar el Centro de Interpretación de los Mares Antiguos, que ya se ha convertido por derecho propio, en el símbolo de identidad de Monsagro.

En este tipo de situaciones, cualquier cosa con la que se trate de adornar en demasía, puede resultar inadecuada, por consiguiente, lo apropiado será rematar con un sencillo y escueto.

Gracias Don Joaquín; bienvenido Don Efraín.

PALABRAS CLAVE