Primavera machadiana en la Sierra

Entre Madroñal y Cepeda: explosión de la primavera

24.04.2018 | 12:20
Primavera machadiana en la Sierra

Tal vez esté siendo una de las primaveras más machadianas de los últimos años. Quién nos iba a decir hace tan solo dos meses con el panorama meteorológico que teníamos, que íbamos a estar ahora rodeados de paraísos vegetales allá por donde nos movamos.

Decía Machado que por tierras del Duero la primavera tarda y aquí este año ha tardado lo suyo, pues los fríos de un invierno estirado la han tenido a raya.
"...un día me sorprendió la fértil primavera, que en todo el ancho campo sonreía..."   Viajábamos en coche desde Salamanca a la sierra por la carretera que te lleva a Tamames, las borrascas que una tras otras han ido cruzando la provincia han transformado de la noche a la mañana dehesas completamente arrasadas por el estío y el ganado. Grata sorpresa al contemplar un paisaje transformado por la llegada de la fértil primavera que ha comenzado a inundar el campo de color y olor, como antes se han inundado arroyos y charcas que rebosan agua limpia. " La vega ha verdecido al sol de abril, la vega tiene la verde llama..."

El campo sonreía gracias a "otro milagro de la primavera". Los cielos encapotados, grises, ocultando el sol y la luz de la mañana. Los peores auspicios se cumplieron bajando las curvas del Zarzoso, desde donde arrancaba una alfombra verde que ascendía hasta el convento, comenzaba a llover, una incómoda compañía para caminantes. Empiezan dudas acerca de continuar o no el viaje. Tomar la decisión y apechugar con ella, es la mejor opción, al cruzar la carretera hacia La Alberca, hasta la lluvia nos resultaba ya buena compañera de viaje para ver los cerezos en flor.
Está Madroñal escondido tras la falda de la sierra de la Alberca, que la carretera va bordeando mediante curvas ajustadas como un corsé. "...brotaban verdes hojas" consiguiendo una mezcla de color al confluir en el trayecto muchas especies tan diversas. También brotaban cascadas, que lanzaban agua hacia la roca para transformarla en espuma blanca y así hacerse ver entre tanta belleza vegetal, tanta que la lluvia hizo un largo paréntesis, para poder disfrutarla.

Pasado el enorme balcón para admirar buena parte de los pueblos, valles y cimas, con la imponente sierra de Béjar envuelta de arriba abajo con la nieve, en una curva cerrada está el desvío hacia Madroñal. Hay que girar rápido, hay mucho que ver tras la arboleda.

" La primavera ha venido, nadie sabe cómo ha sido" Pronunciadas rampas y curvas te llevan lentamente a un paraíso primaveral, donde los cerezos reinan por lo menos igual que en el valle del Jerte. Pero hay diferencias, mientras en tierras extremeñas, caravanas de coches y autobuses, se agolpan para apropiarse temporalmente de miradores, aquí todo el valle entre Madroñal y Cepeda te pertenece: ¡una maravilla sensorial! "la primavera besaba suavemente la arboleda, y el verde nuevo brotaba como una verde humareda"

Está enclavado Madroñal en una ladera orientada al oriente, rodeado de cerezos, plantados en bancales perfectamente labrados, que las lluvias y el sol de la última semana han colmado de flores blancas, un entorno que rápidamente te incita a seguir como caminante los versos de Machado: "Pasead vuestra mutua primavera en los ojos los campos florecidos"

Y la verdad, que con todos los sentidos bien abiertos, recorrimos caminos entre cerezos florecidos en un valle lleno de un colorido y olor especial. A lo lejos, la ladera parecía cubierta de nieve, pequeños regatos de agua saltaban de bancal en bancal formando pequeñas cascadas , fresnos chopos, alisos, castaños, robles, mezclaban sus coloridas hojas y yemas primaverales para no desentonar en el paisaje, un concierto del canto de los pájaros ponía su música.

"A la desierta plaza conduce un laberinto de callejas..."  dijo el poeta en Soledades, así nos recibió Cepeda, a pesar de estar en fiestas, la fiesta estaba en el paisaje y en los bares donde escuchamos más de una conversación inspiradora de algún que otro relato. Cada vez que recorro esta sierra llena de encanto, pienso que sus habitantes deben haber impartido un máster de la vida en habilidades sociales para tratar bien a los visitantes, muchos detalles lo certifican.
Debajo de un cerezo cubierto de flores hasta las entrañas comimos unos bocatas, manjar de caminantes divisando la naturaleza en estado puro y  en esta primavera aún más. Al regresar al punto de partida, la lluvia volvía a hacer acto de presencia en forma de barro, era el cielo grisáceo que habíamos tenido, impidiéndonos ver el azul, todo no se puede tener.

De regreso, la radio pronto nos conectó a la realidad del día a día, que felizmente habíamos desconectado, demasiadas malas noticias para ser digeridas, intentaremos echar mano de los versos del poeta:"Mi corazón espera, también hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera"  Faltan nos hacen milagros para atajar tantos frentes.
 
Puedes subir a ´Viva mi Pueblo´ la información y las fotografías de este u otros municipios salmantinos o mandarlas a vivamipueblo@lagacetadesalamanca.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Si quieres enviar una noticia para publicarla en este pueblo, pulsa aquí.
Si prefieres seleccionar otro pueblo, pulsa aquí.

También puedes suscribirte a nuestra newsletter pulsando aquí.

El Ayuntamiento

Alcalde 
 María Esperanza Gascon de Paz 
Dirección 
C/ Larga, s/n 37619 
Teléfono 
923 43 30 02 

El Municipio

Fiestas locales 
24 y 25 de julio 
Dist. Capital 
95 Km. 
 Población 
157 habitantes
 
 

anteriorsiguiente
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies