25 enero 2022
  • Hola

Llegan los bueyes de raza morucha desde Herguijuela del Campo

Óscar Velázquez se hizo cargo de la explotación familiar y, junto con su mujer Esther, trabaja duro para conseguir “carne de calidad”

19 nov 2021 / 10:54 H.

Óscar Velázquez, de Herguijuela del Campo, decidió dejar en 2005 su actividad laboral como técnico superior de automoción para seguir con la tradición familiar. Tomaba el relevo de una explotación vacuna de raza morucha en lo que suponía la cuarta generación de “El Rentero”. Junto con su mujer, Esther Paniagua, que también tiene relación con el mundo del vacuno a través de su empleo como gerente de la cooperativa El Manjuelo, con sede en Endrinal, creó una familia en Herguijuela del Campo, donde en invierno no llegan a veinte vecinos.

Hace seis años llegó la pequeña Lua, que es una apasionada de la ganadería. Ya entonces, la pareja había dado comienzo a un largo y duro trabajo que, tras una década, ha empezado a dar sus frutos con la castración de machos moruchos para la obtención de la denominación de cebones (machos castrados con una edad inferior a 48 meses) y de bueyes (machos castrados de más de 48 meses).

El objetivo de esta apuesta, señala el matrimonio, se centraba “en conseguir un plus de calidad y que la explotación sea más rentable consiguiendo desarrollo rural, sostenibilidad del entorno y bienestar animal”, explican. Recuerdan que los comienzos fueron “muy duros porque son animales que tienen un largo periodo de ceba y un gran coste, pero en estos momentos estamos consiguiendo que se valore la gran calidad de estos animales”.

Ambos apostaron por la morucha porque es lo que había vivido Óscar Velázquez en la familia. Es su pasión y por eso se hizo cargo del negocio familiar que ha ido adaptando a los nuevos tiempos aunque, eso sí, con unas vacas tranquilas que permiten a la pequeña Lúa interactuar con el ganado sin grandes problemas. Han conseguido entrar en el canal de comercialización y hace unas semanas despacharon ya un cebón para una carnicería de Salamanca.

Están satisfechos porque han conseguido sacar a la luz un producto de una raza autóctona, pero no queda ahí la cosa y han comprado un semental de raza morucha negra con el objetivo de conseguir incrementar el número de cabezas de esta variedad en peligro de extinción (de 110 madres sólo tienen 7 de variedad negra). Están contentos porque, explican, “se ha valorado la calidad, repercutiendo en el precio conseguido”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png