20 octubre 2021
  • Hola

La maravilla salmantina ‘escondida’ a orillas del río Margañán

La iglesia parroquial de Santiago Apóstol, en Santiago de la Puebla, está considerada el mejor ejemplo de arquitectura gótica de la provincia. En su interior destaca la capilla del Licenciado Toribio

24 abr 2021 / 16:46 H.
Ver Comentarios

A escasos 15 kilómetros de la cabecera de comarca, Peñaranda, y a unos 45 minutos de la capital salmantina, Santiago de la Puebla recibe al visitante con la imponente estampa de su iglesia parroquial dedicada a Santiago Apóstol y que se alza junto al cauce del río Margañán.

Alejado de las grandes rutas turísticas de la provincia, el pueblo se siente orgulloso de su iglesia, considerada, además, como el mejor ejemplo de arquitectura gótica existente en la provincia y que algunos no han dudado incluso en denominar como la “catedral del medio rural”.

El “anonimato” que aún conserva el templo permite como gran ventaja contemplarlo sin grandes afluencias de turistas y tener la oportunidad de detenerse en cada uno de sus múltiples detalles, tanto en el interior como en el exterior.

En su magnífica portada, llaman la atención símbolos jacobeos en alusión al apóstol peregrino que da nombre al templo y a la propia localidad y, ya en el interior, destacan las bóvedas de crucería y la capilla mayor con un retablo del siglo XVII en el que se mezclan con buenas tallas de apóstoles y destacados relieves, varias imágenes anteriores de ermitas que hubo en la zona y han ido desapareciendo a lo largo del tiempo.

La iglesia parroquial de Santiago Apóstol guarda otro tesoro aún más impactante en la capilla del Licenciado Toribio, fundada en el primer tercio del siglo XVI por el que fuera miembro del Consejo Real de los Reyes Católicos. Una reja de Juan Francés da paso a la citada capilla donde se conserva un retablo atribuido a Diego de Siloé y a Felipe Bigarny. En el centro de la capilla, el sepulcro del fundador y su esposa, sin duda también del taller de Siloé completan este magnífico conjunto.

Salvo en la época estival, cuando los convenios con la Diócesis de Salamanca permiten la apertura al público y las visitas, durante el resto del año el templo santiagués sólo abre durante las misas y otras celebraciones religiosas.

Un templo con una curiosa leyenda

La iglesia parroquial de Santiago de la Puebla muestra en uno de los pilares, junto a la entrada principal, los restos de un cocodrilo protagonista de una curiosa leyenda local que a lo largo de los siglos se ha ido contando de padres a hijos y nietos.

Dicha leyenda asegura que el cocodrilo engulló a una niña mientras varios pequeños del pueblo jugaban junto al río Margañán. El lagarto se tumbó después al sol para reposar y los vecinos fueron en su busca, le capturaron y con un golpe de hoz le seccionaron la cabeza para después rescatar viva a la niña, lo que se consideró un hecho milagroso. El ejemplar procedía del río Orinoco y se trajo en uno de los viajes tras el descubrimiento de América como un presente para el Licenciado Toribio Gómez, natural de este pueblo y consejero de los Reyes Católicos.

En el año 2013, Santiago de la Puebla “saltó a la fama” gracias al conocido programa de televisión Cuarto Milenio, presentado por Iker Jiménez, y que desató una revolución mediática en el municipio al dedicar parte de uno de sus programas al cocodrilo y su leyenda. El espacio de misterio contó con las intervenciones del entonces alcalde, Casimiro García, y de Mateo Arias, cronista de la localidad. Ambos desgranaron el relato que ha ido pasando de generación en generación en el pueblo desde hace más de 500 años.

Realidad, ficción, leyenda o un poco de todo ello están detrás de este centenario ejemplar de cocodrilo que pasa su eternidad colgado en un pilar del templo en bastante buen estado de conservación.

Su sola presencia es ya un reclamo para los visitantes que lo miran entre la curiosidad y el interés que despiertan siempre este tipo de vestigios de un pasado que, ya en pleno siglo XXI, sigue muy presente en la localidad.

Siloé y Bigarny

La maravilla salmantina ‘escondida’ a orillas del río Margañán

Diego de Siloé y Felipe Bigarny fueron los autores del magnífico retablo que preside la capilla del Licenciado Toribio.

El cocodrilo

La maravilla salmantina ‘escondida’ a orillas del río Margañán

En uno de los pilares junto a la entrada al templo se conservan los restos de un cocodrilo, protagonista de una curiosa leyenda.

Báculo y calabaza

La maravilla salmantina ‘escondida’ a orillas del río Margañán

El báculo del peregrino con la calabaza para el vino o el agua y las conchas, propias del camino jacobeo, aparecen en la portada del templo.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png