16 agosto 2022
  • Hola

El Teso de Campanilla, el lugar más ‘televisivo’ de Miróbriga

Este es uno de los puntos más visibles del municipio que alberga en su cumbre un repetidor de televisión, la historia de las telecomunicaciones de la ciudad

02 sep 2020 / 11:37 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Varios son los tesos que rodean a Ciudad Rodrigo, unos más altos, otros más bajos, unos más conocidos, otros más humildes, pero a los que nos gusta la montaña, significaron mucho, pues en ellos hicimos los primeros pinitos para intentar alcanzar los cielos.

Entre todos ellos, el de Campanilla es el que está recubierto totalmente de encinas, lo que hace que su altitud y esbeltez, sea mucho más visible que su vecino teso de María de la O, enclenque y rechoncho, de cima totalmente desparramada en la cumbre. A pesar del crecimiento lento de las encinas (según los antepasados del municipio, decían que tenían que pasar 50 años para formarse un monte, y por supuesto que ya han pasado y más) también se han atrevido a formarlo en él.

No sé si los farinatos lo reconocen desde la muralla, o al viajar por las carreteras de Cáceres, Alberguería o Martiago, pero en la década de los sesenta, este promontorio de cantos rodados alcanzó gran protagonismo al colocar en su cumbre un repetidor de TV. Hasta entonces, llegaba la señal de la Peña de Francia. Teniendo delante la Hastiala, por una parte y por otra las tormentas del verano y las nevadas del invierno, hacían que cada tres por dos, la señal no llegara en buenas condiciones al pueblo, por lo que era una odisea ver la TV.

Era normal que las primeras antenas, auténticos armatostes, tuvieran una gran altura, buscando la señal, a veces sin éxito, ancladas con vientos colocados en dos niveles, que semejaban las raíces de los árboles, caían con gran facilidad cuando llegaba un vendaval, por lo que más de una vez el partido, la corrida de toros, la película, el programa favorito, quedaba suspendido.

El repetidor de Campanilla, vino a corregir en parte esos problemas de conexión con La Peña, y sobre todo la posibilidad de ver la 2 UHF, algo mítico, que aportaría un toque de cultura, deporte, información, para colarse en los hogares mirobrigenses.

Caminando por el borde de su ladera, un entramado de maleza, rodea las encinas, por lo que su ascensión se hace harto complicada, pues hay alambrados y vacas que sortear, obstáculos de mayor dificultad que su altura. Apenas quedan señales de la gran cicatriz que le asestaron las máquinas para hacer el camino que llevaba las antenas y la electricidad hasta la cumbre.

Como todas las elevaciones del relieve, su panorámica cambia según desde donde se contemple, quizás sea desde las piscinas del Cordel, donde su vista sea mejor. Viví muchos años entre los dos tesos, ahora los dos reciclados tecnológicamente, primero el de Campanilla debido a su situación estratégica para recibir la señal de la Peña, posteriormente con la llegada de los móviles el Teso María de la O encontró su oportunidad, al estar situado enfrente de la ciudad.

¿Aún sigue funcionando el repetidor que sigue anclado en él? Es una pregunta a la que no sabría responder, hoy ha avanzado tanto la tecnología que apenas sabemos de dónde llegan las señales. Precisamente en este tiempo que la cobertura para el 5G se está preparando, me ha traído a la memoria este Teso emblemático. Cada tres por dos nos cambian los canales, afortunadamente, no tenemos que girar la antena como hacíamos entonces para buscar la señal en la inmensidad del espacio. A pesar de ello, lo estamos llenando de señales que transportan muchísima información, una más valiosa que otra, una más fiable que otra, pero lo que está claro, es que este teso, forma parte la historia de las telecomunicaciones de nuestra ciudad.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png